10 malos hábitos que hacen que te salgan granos

Evita los hábitos perjudiciales que haces a diario y provocan la aparición de granos y espinillas. ¡Tu rostro quedará impecable!

por , il

    A diario realizamos hábitos incorrectos que perjudican nuestra piel y que pueden desencadenar la aparición generalizada de espinillas. Si, además, lo unimos con las altas temperaturas del verano hace que su efecto se multiplique, por lo que lo primero que debes hacer es evitar a toda costa los comportamientos que favorecen su aparición. Te contamos cuáles son los 10 malos hábitos que hacen que te salgan granos. ¡Evítalos enseguida!

    Usar demasiado el móvil

    La pantalla de nuestro Smartphone es una de las superficies menos higiénicas de existen, ya que la dejamos impregnada de las bacterias que podamos llevar en las manos. Para asegurarte de que está completamente limpia debes utilizar toallitas antisépticas con propiedades antibacterianas, evitando que tu piel tenga que hacer frente a estos gérmenes tan indeseables.

    Tomar probióticos

    Los probióticos son muy utilizados para el tratamiento de la piel problemática, ya que las bacterias vivas que contienen favorecen al sistema inmunológico. Sin embargo, un exceso de ciertos tipos de enzimas puede provocar que las bacterias intestinales provoquen reacciones de acné. Si consumes este tipo de productos y sufres acné desde hace más de dos semanas, tendrás que reducir la dosis o cambiarlo por otro.

    El agua de la ducha

    Además de todos los malos hábitos que tenemos en la ducha, el agua con la que nos bañamos también contribuye a la aparición de reacciones inesperadas en la piel. Esto se debe a la cantidad de sustancias empleadas para su tratamiento, como puede ser el cloro, los cuales contienen algunos tipos de metales y minerales nada beneficiosos. Procura aplicar filtros a la ducha o, en su defecto, ducharte con agua destilada.

    Beber demasiado café

    El café contiene un fuerte poder deshidratante de la piel y beber demasiado contribuirá a la aparición de arrugas y acné. Además, contiene un pH ácido que favorecerá este tipo de reacciones especialmente en el área situada alrededor de los labios. Para evitarlo, procura no abusar y beber siempre mucha agua para conseguir una hidratación adecuada.

    No dormir correctamente

    Utilizar el teléfono móvil justo antes de dormir altera tu ciclo de sueño, lo cual provocará un debilitamiento del sistema inmunológico por el cansancio acumulado y derivará en un aumento del estrés. Esto fomenta en gran medida que aparezcan los indeseados granitos, por lo que debes asegurarte de dormir un mínimo de 8 horas diarias.

    Utilizar cosméticos demasiado densos

    Las bases de maquillaje muy opacas son extremadamente perjudiciales para la piel, ya que los poros se obstruyen y pueden aparecer todo tipo de infecciones. Además, llevarla durante muchas horas impide que pueda oxigenarse, por lo que también podría desencadenar pequeñas arrugas.

    No utilizar hidratante

    No utilizar tónicos e hidratantes es un grave error, ya que su objetivo es equilibrar la piel después de haber utilizado geles y champús que nos dejan expuestas ante agentes externos. Este reequilibrio es necesario para recuperar el pH adecuado en nuestra piel y evitar las espinillas.

    Comer demasiado azúcar

    Tener una dieta poco saludable y rica en carbohidratos complejos, grasas y azúcares es extremadamente perjudicial para la piel. Sustitúyela por una dieta equilibrada y evita al máximo el abuso de cualquier tipo de alimento. ¡La clave es la variedad!

    Cambiar productos con demasiada frecuencia

    Dos o tres día no son suficientes para evaluar la eficacia de un producto y cambiarlos continuamente puede tener un efecto peligroso para tu piel. No sólo no le dejas tiempo a que se adapte a ellos, sino que todos los productos contienen ingredientes que pueden irritarla o dejarla desprotegida, por lo que al unirse pueden provocar un resultado fatídico.

    No limpiar los productos de limpieza facial

    Cualquier producto para la limpieza facial debe limpiarse de manera eficaz y precisa cada vez que lo utilices. Una higiene inadecuada no sólo hará que su no tenga efecto positivo sobre nuestra piel, sino que lo empeorará y contribuirá a aportar bacterias a nuestro rostro que fomentarán la aparición de espinillas. ¡Límpialos a fondo y maximiza su poder!

    Viajes y vacaciones