5 pasos para limpiar tus cepillos del pelo

Limpiar los cepillos del pelo es fundamental para disfrutar de un cepillado de calidad. Toma nota de estos 5 pasos para dejarlos impecables.

por , il - Última actualización

    5 pasos para limpiar tus cepillos del pelo

    Limpiar los instrumentos de belleza es indispensable para lucir un look perfecto, y es que la acumulación de suciedad no sólo ofrece unos resultados que dejan mucho que desear, sino que además contribuye a la aparición de infecciones en todo el cuerpo. Algunos de los más utilizados son los pinceles, las brochas y los cepillos del pelo, aunque estos últimos no suelen tener una rutina de limpieza tan sólida como los primeros. Te mostramos cómo limpiarlos en 5 sencillos pasos. ¡Disfrutarás de un mejor cepillado!

    1. Retira el pelo atascado

    Cuando pasamos mucho tiempo sin limpiar nuestro cepillo es habitual que haya muchos pelos enredados en las cerdas. Para quitarlos, ayúdate de un lápiz o un palito que puedas introducir fácilmente y empuja hacia arriba para levantarlos. Si está muy atascado, puedes cortar los nudos con cuidado de no dañar las cerdas y quitarlos poco a poco con la mano. Repite esta acción las veces que sea necesario hasta que los hayas eliminado por completo.

    2. Ponlo a remojo

    Toma un recipiente y vierte agua caliente, una cucharada de champú y otra de bicarbonato de sodio en él, y remueve bien. A continuación, pon tus cepillos dentro, tratando de introducir únicamente las cerdas, ya que en caso de que el mango sea de madera puede acabar dañado.

    3. Frota con el cepillo de dientes

    Para limpiar correctamente los cepillos del pelo es necesario utilizar un cepillo de dientes, por lo que te recomendamos que reutilices uno viejo o que utilices uno nuevo, el cual servirá para limpiarlos en otra ocasión. Frota con cuidado y pon especial hincapié en limpiar el espacio que hay entre las cerdas, es decir, la propia base. Si el mango es de metal o plástico podrás limpiarlo también con la misma solución, pero si es de madera deberás alejarlo lo máximo posible del agua.

    4. Enjuaga bien

    Echa agua abundante sobre el cepillo para eliminar por completo el champú y el bicarbonato de sodio. Si no es de madera, podrás colocarlo bajo el grifo tranquilamente. Una vez hayas enjuagado bien los cepillos podrás dejarlos secar sobre una toalla seca durante un par de horas, aunque te recomendamos que los pongas directamente bajo el sol para que se elimine toda la humedad que pueda quedarle.

    5. Repite el proceso

    Limpiar tus cepillos una o dos veces durante todo el tiempo que lo utilices no será suficiente. Asegúrate de hacerlo como mínimo una vez al mes repitiendo los pasos anteriores. Podrás comprobar por ti misma cómo una rutina que apenas te llevará 10 minutos te proporciona un cepillado limpio y de calidad.

    Viajes y vacaciones