8 errores típicos del uso de la esponjilla de maquillaje

¿Sabes qué errores no debes cometer con tu esponja de maquillaje? Os contamos todos los trucos para lucir un maquillaje ideal.

por , il

    8 errores típicos del uso de la esponjilla de maquillaje. Las esponjas de maquillaje son un accesorio de belleza, de hecho, que esconde muchas trampas y es bueno saber cuáles son los errores que podemos cometer y así evitarlos. Este tipo de fallos pueden afectar el rendimiento final y la funcionalidad. Vamos a ver todas las conductas erróneas que generalmente cometemos con el uso de nuestra esponja para maquillaje.

    1. Usarla seca

    Las esponjas de maquillaje no son capaces de dar un buen resultado estando secas. Deben estar siempre húmedas para obtener una base perfecta, sin halos y con un acabado impalpable.

    2. No basta con impiarla una vez por semana

    La esponja que utilizamos para nuestro maquillaje diario debe limpiar después de cada uso, incluso utilizando un detergente suave simple. Su mantenimiento requiere aún más atención que el de nuestros pinceles de maquillaje.

    3.Lavado con demasiada fuerza

    Especialmente si tienes las uñas muy largas, frotar la esponja de maquillaje con demasiada fuerza puede dañarlas. Debes apretar la esponja con delicadeza para quitar el resto de maquillaje y poner en remojo con jabón para luego pellizcar ligeramente con el fin de que jabón o detergente pueda penetrar en todas partes.

    4. No tener paciencia con las manchas difíciles

    Puede ocurrir que haya manchas difíciles que persisten en las esponjas de maquillaje. En este caso no te preocupes y ten un poco de paciencia. Debes dejar en remojo (la esponja) durante toda una noche en agua y jabón. Alternativamente, puedes utilizar aceites hidratantes para bebés.

    5. Conservarla en un neceser

    Cualquier objeto mojado, si se ve privado de oxígeno, empieza a convertirse en una verdadera fuente de proliferación de hongos y bacterias. Por lo que si guardas la esponja en un neceser, debe ser en tejido transpirable y con cierre de cuerda no de cremallera.

    6. No reemplazarla nunca

    Las esponjas para el maquillaje deben cambiarse una vez cada tres meses con el fin de evitar encontrarse con irritaciones en la piel y otros problemas. Lo mismo sucede con los cosméticos caducados.

    7. No usarla de la manera correcta

    Las esponjas de maquillaje deben utilizarse de manera correcta. Las áreas más amplias, como la frente, barbilla y mejillas se debe golpear suavemente con la esponja sin dejar manchas. Las partes puntiagudas de las esponjas son perfectas para áreas pequeñas, como alrededor de los ojos y en la nariz.

    8. Usarla solo como base de maquillaje

    Las esponjas de maquillaje esconden muchos usos alternativos. No mucha gente sabe, por ejemplo, que son perfectas para fijar el corrector en el área que queramos o para los polvos . Además, también se puede utilizar una esponja limpia para aplicar los productos de cuidado de la piel de una manera precisa y perfecta.