Cómo rizar las pestañas sin rizador: Consejos y trucos

No te pierdas los mejores trucos para rizar tus pestañas sin rizador y mantenerlas bellas y fuertes por más tiempo.

por , il

    Cómo rizar las pestañas sin rizador: Consejos y trucos

    El rizador no es la única solución para tener unas pestañas redondeadas y bonitas. Además, abusar del rizador puede dañar tus pestañas, ya que las maltrata considerablemente. Incluso, a muchas mujeres no les gusta el rizador de pestañas porque las deja con un aspecto cuadrado, en vez redondeado. Si te gusta tener siempre unas pestañas curvadas y alagradas, hoy te contamos los mejores trucos para rizar las pestañas sin rizador. ¡Toma nota!

    El truco de la cuchara

    Es el truco más antiguo ¡y funciona! De hecho, muchos profesionales del maquillaje siguen usando la cuchara porque permite un acabado mucho más redondeado que con el rizador. Rizarse las pestañas con una cuchara es muy sencillo. Sólo necesitas una cuchara grande o pequeña, en función del tamaño de tus ojos y pestañas y con la que tú te sientas más cómoda para rizarlas.

    Sujeta la cuchara con el dedo índice por el lado convexo y con el pulgar en el lado cóncavo, con la cuchara hacia abajo. Colócala sobre las pestañas y con el dedo pulgar peina tus pestañas haciendo presión con la cuchara. Tardarás entre 30 segundos a un minuto en conseguir unas pestañas de impacto. Para que puedas ver cómo se rizan las pestañas con una cuchara, te invitamos a ver un vídeo tutorial de la vlogger de belleza Day Arvizu.

    Algunos prefieren mojar en agua caliente la cuchara antes de utilizarla para rizar las pestañas, ya que el rizado es mucho más rápido y eficaz. Sin embargo, nosotras no recomendamos utilizar mucho la técnica de la cuchara caliente porque puedes acabar dañando tus pestañas, sobre todo si son frágiles y quebradizas.

    Un truco: Si tienes un evento donde quieras llevar unas pestañas larguísimas y muy rizadas, puedes combinar el rizador con el truco de la cuchara, conseguirás un efecto espectacular. Eso sí, este tip es para ocasiones especiales, porque abusar mucho puede llegar a dañar las pestañas.

    Rizarse las pestañas con un palito

    Este truco es muy sencillo. Sólo necesitas un palito, como un bastoncillo o algo similar que tenga ese tamaño de diámetro. Además, necesitarás un cepillo de pestañas limpio y seco (puedes utilizar alguno de un rímel seco o gastado). Después de aplicar tu máscara de pestañas, coloca el palito encima de las pestañas para que haga de soporte y con el cepillo péinalas hacia arriba. Conseguirás que tus pestañas aumenten de volúmen al instante.

    Con el dedo y aloe vera

    Coloca una gotita de aloe vera sobre tu dedo y aplícala sobre las pestañas cuidadosamente, haciendo la forma con el dedo durante unos 30 segundos hasta que el aloe la pestaña absorba todo el aloe y quede seca. Este truco es ideal para unas pestañas naturales y además es muy beneficioso para las pestañas, porque ayuda a mantenerlas fuertes y sanas. Si no te apañas con el dedo, también puedes usar un cepillo de pestañas limpio.

    Con tu lima de uñas

    Si no tienes nada de lo anterior a mano, seguro que tienes una lima cerca. Úsala para ayudarte a rizar tus pestañas de la siguiente manera: tras el rímel y antes de que se haya secado, usa la lima para ayudarte a darle forma a tus pestañas, de manera similar como lo hicieras con una cuchara, usando la lima de soporte y el dedo pulgar para ir dándole forma a tus pestañas.

    Además, es importante que las mantengas cuidadas y nutridas. Para ello, sigue estos consejos para cuidar las pestañas.

    También te puede interesar: Cómo elegir una máscara de pestañas adecuada para ti y Rizador de pestañas con calor: Mejores productos