Draping: Todo sobre la nueva técnica de maquillaje

¡Llega la técnica de maquillaje con colorete! Es el draping o drapeado que te permitirá conseguir un look fresco y muy disco en los meses de calor. Te lo contamos todo.

por , il

    Draping: Todo sobre la nueva técnica de maquillaje

    Con cada cambio de estación llegan nuevas técnicas de maquillaje que se imponen para satisfacer las necesidades de las beauty fans. Mientras que en invierno el contouring es una de las técnicas de maquillaje favoritas, en verano apetece más alguna técnica con menos base debido al calor, como el strobing o el draping, la nueva técnica de maquillaje de tendencia donde el colorete es el protagonista.

    Bueno, tenemos que aclarar algo. Es nueva tendencia pero no es nueva técnica. De hecho, se rumorea que fue creada por el maquillador de celebs Way Bandy en los años 70′. Si no te suena, es el primer artista que se hizo conocido como maquillador de famosa, algunas de las cuales fueron Farah Fawcett, Lauren Hutton y Jerry Hall.

    ¿Qué es el draping?

    Pero antes de ponernos sentimentales con recuerdos del pasado, volvamos a la realidad actual para entender qué es eso del draping.

    Se trata de una técnica de maquillaje donde el colorete, también conocido como rubor o blush, se vuelve protagonista para crear un beauty look con cierto aire disco que puede ser más o menos natural en función de la cantidad de producto que deseemos incorporar y las zonas de aplicación. Un poco parecido al contouring pero con mucho menos producto y menos detalle.

    Captura de pantalla 2017 04 04 a las 12.45.47 48x48

    El efecto final donde los pómulos se resaltan se consigue principalmente con una base sencilla (o incluso sin base de maquillaje) y un blush en dos colores que permite contornear ligeramente, pero de forma sencilla y más difuminada.

    Técnica de maquillaje draping: cómo hacerla

    Existen diferentes draping, dependiendo del efecto que quieras lograr. El draping más tendencia en las pasarelas y mundo beauty es el que consigue un efecto de resplandor elevado, potenciando el colorete al máximo. De hecho es el draping característico por excelencia, a partir del que podrás practicar el resto de maquillajes con efecto drapeado. Es un maquillaje muy fácil de hacer, sólo tienes que seguir unos sencillos pasos.

    • La elección de la base: se trata de un maquillaje fresco con un toque de color gracias al colorete, ideal para los meses de calor, por lo que no escojas una base demasiado densa. Lo ideal es utilizar una BB cream o maquillarse ligeramente con tu base habitual. Incluso acepta llevarlo sin base de maquillaje.
    • Cejas naturales: aunque las cejas perfectamente delineadas y rellenadas se llevan, para llevar el maquillaje draping no hace falta que te esmeres tanto en las cejas. Si las tienes muy poco pobladas, puedes rellenarlas ligeramente con tu lápiz o polvo habitual, pero intenta que el efecto sea lo más natural posible.
    • El colorete es la clave del draping: la elección del colorete es la clave del draping. Dependiendo del tono de rubor que elijas conseguiras diferentes efectos. Por ejemplo, con un tono cálido conseguirás un efecto bronceado, ideal para el día, mientras que con un tono más rosado o rojizo el efecto disco se incrementa, perfecto para un beauty look de noche. Por supuesto, deberás elegir un tono de colorete que quede bien con tu piel
    • Dos tonos de blush: para crear el efecto draping o drapeado necesitas un colorete en dos tonos, uno más claro que el otro. Aplica el tono oscuro en los pómulos, de dentro hacia afuera, conectando con la cuenca exterior del ojo y tus párpados superiores. El colorete claro se usa para difuminar y dar un poco de profundidad al maquillaje. Aplícalo bajo el triángulo del ojo y ligéramente en la línea exterior del ojo, para que la conexión párpados-sien-pómulo no sea tan plana. Para darle un poco más profundidad al rostro, aplica un poco de blush en la mandíbula y los lados del cuello, como puedes ver en la siguiente ilustración. Foto: Pinterest.
    • Captura de pantalla 2017 04 04 a las 12.44.56 48x48
    • Coloretes dúo: en el mercado encuentras diferentes coloretes dúo que permiten hacer el trabajo de draping con un simple brochazo. Es decir, al pasar la brocha por ambos colores, el acabado draping se hace al instante en los pómulos. Estos son nuestros favoritos:
    • Si no cuentas en casa con un colorete dúo, puedes optar por tu colorete habitual y combinarlo con un iluminador. El efecto será muy similar, además le aportarás un toque de strobing.
    • Maquillaje de ojos: el draping ya aporta un maquillaje de ojos con un aire bastante fresco y natural, por eso no es necesario incluir más maquillaje de ojos. De hecho, se lleva sin perfilado de ojos. Simplemente añade un poco de máscara de pestañas y tu maquillaje draping quedará completado.
    • Los labios, a tu elección: en general, para completar un look draping se aconsejan labios nude para el día y la incorporación de color para la noche, pero esto dependerá de tu gusto y elección.

    Otros acabados drapping

    Como te adelantamos, existen otros acabados drapping que se hacen mediante la misma técnica, a partir de la incorporación de blush o colorete. El acabado depende de las zonas del rostro donde apliques el blush. Te mostramos otras opciones de draping:

    • Acabado draping esculpido: se utiliza para alargar visualmente el rostro, sobre todo en rostros redondeados. Aplica blush debajo de los pómulos, justo donde termina el hueso, desde dentro hacia afuera, como lo harías con el colorete habitual, pero sin llegar a las sienes. En realidad, esta técnica sólo necesita la aplicación del color oscuro de colorete.
    • Acabado draping esculpido con volumen: se aplica en la misma zona del rostro que el acabado anterior, pero ahora sí deberás revolver los dos colores de blush en la brocha y pasarla en las manzanas de tus mejillas. Un truco es sonreir mientras pasas la brocha, para que aciertes con el punto exacto. esta técnica aporta un toque juvenil y divertido a tu rostro.
    • Draping dramático: se trata de la técnica de draping más impactante. Pinta tu brocha con los dos colores del maquillaje y pule en las sienes, al centro de la nariz, debajo de los pómulos y en los laterales del cuello empezando cerca de las orejas, de forma más intensa que en el draping básico. Con el draping dramático conseguirás un look setentero increible. Especialmente si te maquillas con efecto draping dramático, deberás dejar el resto del maquillaje lo más natural posible para no recargar demasiado.

    Ya sabes, el draping es el último grito en maquillaje para los meses donde el calorcito empieza a asomarse. ¿Te animas a probarlo?

    También te puede interesar: Cómo aplicar el eyeliner líquido sin errores y Errores de maquillaje que arruinan las fotos y cómo evitarlos