Navidad 2016

Errores de belleza en verano: Los más comunes

Errores de belleza en verano: Los más comunes

Apunta los errores de belleza más comunes que cometemos en verano y evítalos a toda costa. ¡Lucirás perfecta durante todo el año!

    Errores de belleza en verano: Los más comunes

    Conseguir vernos bonitas no es cuestión de esforzarnos durante un tiempo hasta alcanzar nuestra meta y dejar de hacerlo, sino de un trabajo continuo en el que debemos poner todo nuestro empeño y dedicación si es que queremos causar una buena impresión a primera vista. Es durante el verano cuando acabamos dejando a un lado muchas de nuestras rutinas habituales, y es que el calor hace que nuestro cuerpo se apelmace. Te contamos cuáles son los errores de belleza más comunes que cometemos en verano.

    1. Aplicar mal el protector solar

    Es precisamente en verano cuando más daño pueden causarnos los rayos UV procedentes del sol, los cuales son extremadamente perjudiciales para la salud de nuestra piel. La creencia popular es que puedes aplicar el protector solar justo cuando has llegado a la playa o a la piscina, pero es una falacia en toda regla. El protector debe aplicarse 20 minutos antes de salir a la calle, de modo que cuando estemos expuestas a los rayos solares podamos decir con seguridad que estamos protegidas. Por supuesto, si nos bañamos deberemos volver a aplicarlo en seguida para que la piel esté expuesta el menor tiempo posible.

    2. No usar protector solar para el cabello

    Al hecho de no aplicarnos bien el protector solar se suma la tendencia de no utilizar protector solar para el cabello. Este va a ser uno de los peores errores que cometamos, ya que se tornará seco y quebradizo. Y qué decir de los tonos que se aclarará, ya que no siempre acaba resultando favorecedor.

    3. No usar gorro de piscina

    El cloro de las piscinas puede causar estragos en nuestro cabello, desde volverlo extremadamente seco hasta a provocar su caída. Eso sí, las más afectadas van a ser aquellas mujeres que se hayan teñido de rubias, las cuales acabarán teniendo una tonalidad verdosa muy poco atractiva.

    4. Depilarse justo antes de ir a la playa

    ¿Acabas de aceptar ir a pasar un día de playa en 20 minutos y estás sin depilar? MAL. La depilación es un proceso que agrede directamente a la piel, por lo que estará sensible durante unas horas. Si pisas la playa mientras se encuentra en este estado de debilidad, lo único que puede pasar es que los rayos UV, la arena y la propia agua provoquen picazón, aparición de granitos, irritaciones e imperfecciones que tardarás mucho en eliminar.

    5. No hidratarse correctamente

    Utilizar cremas hidratantes después de la ducha está muy bien, pero no conseguiremos nada si no bebemos la cantidad de agua suficiente para hidratarnos por dentro.

    Por supuesto, también deberás consumir frutas y verduras, ya que estos alimentos son los que más líquidos pueden aportar a tu organismo.

    6. No cambiar la base de maquillaje

    Sabemos que la base de maquillaje que utilizas en invierno es fantástica, pero para el verano puede no ser la más apropiada. En la época estival vas a necesitar una base de maquillaje más ligera, ya que los aceites que incorpora la anterior puede hacer que sudemos más y provocar la aparición de granitos. Además, es una buena excusa para buscar otra con un mejor protector solar incorporado.

    7. No utilizar productos waterproof

    Los productos waterproof están creados para resistir al agua cuando vamos a la playa, pero también para que no se nos arruine nuestro maquillaje cuando interviene cualquier tipo de humedad, como puede ser el sudor. De hecho, en verano sudamos tanto que se convierte en la causa principal de que nuestro maquillaje no dure más de unas pocas horas.

    8. Utilizar productos con siliconas

    La silicona es un componente que incorporan muchos productos de belleza, los cuales consiguen un resultado perfecto y dan la sensación de estar bien hidratada. Sin embargo, este ingrediente hace que la piel no pueda transpirar adecuadamente, por lo que va a asfixiarla. Esto es precisamente lo que ocurre con los polvos de talco, que al utilizarlos demasiado seguido pueden acabar resecando la piel. Lo ideal es cambiarlo por un producto cuya base sea de agua.

    851

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares