Exfoliante labial con chicle: Cómo hacerlo en casa

Elabora tu propio exfoliante labial con chicle de la forma más económica y sencilla en tu propia casa. ¡Tendrá un olor y sabor fenomenal!

por , il

    Exfoliante labial con chicle: Cómo hacerlo en casa

    ¿Alguna vez has tenido los labios cortados por el frío o la deshidratación? Seguramente sí, y por eso mismo ya sabrás que cuando se llena de pieles que se van desprendiendo poco a poco puede resultar desde muy desagradable a muy doloroso. Para lucir unos labios saludables y perfectos es necesario realizar una exfoliación de vez en cuando, por lo que te traemos la fórmula del exfoliante labial con chicle. ¡Te mostramos cómo hacerlo en casa!

    Exfoliante labial con chicle

    Exfoliar los labios es indispensable para mantenerlos sanos y cuidados. Podemos hacerlo con productos cosméticos o hacer el nuestro propio en casa, como el que ya os mostramos con azúcar moreno. No obstante, si lo que quieres es limpiar completamente tus labios y dotarlos de un dulce aroma, no te pierdas el paso a paso que te mostramos a continuación.

    Materiales

    • Chicles rellenos
    • Azúcar
    • Aceite de almendras
    • Recipiente cosmético vacío
    • Bol, cuchillo y cuchara
    • Papel de cocina
    • Una moneda

    Paso a paso

    1. Mide la cantidad de azúcar. Lo primero que deberás hacer para conseguir tu exfoliante labial con sabor a chicle es determinar la cantidad que quieres hacer. Para ello, lo mejor es que midas la capacidad de tu recipiente cosmético introduciendo azúcar. Por lo general, con 3 cucharaditas será más que suficiente.
    2. Añade aceite de almendras. Una vez sepas la cantidad de exfoliante labial que vas a realizar, echa el azúcar en el bol y añade una muy pequeña cantidad de aceite de almendras. La finalidad es obtener una textura arenosa, por lo que lo ideal es que vayas echando poco a poco, removiendo cada vez que lo hagas. Una vez observes que tiene cierto parecido a la arena húmeda de la playa, estará listo.
    3. Echa el jugo de los chicles. Para este exfoliante no sirve cualquier tipo de chicle, sino que únicamente serán eficaces los que tienen jugo en su interior, independientemente del sabor que quieras escoger. La idea es que abras 3 o 4 y añadas únicamente el jugo. Para ello, puedes ayudarte del cuchillo.
    4. Mézclalo todo. Cuando ya hayas extraído el jugo de los chicles, mézclalo todo muy bien hasta que el color del mismo cubra todo el azúcar. Una vez el color sea uniforme, estará acabado y listo para que lo introduzcas en el envase vacío.
    5. Aplana la superficie. Para que nuestro exfoliante labial tenga un aspecto más atractivo, envuelve una moneda con papel de cocina y presiona para aplanar la superficie. Este último paso, además de darle un acabado mucho más bonito y profesional, también ayuda a eliminar el exceso de aceite. ¡Y listo! Ya tienes tu exfoliante labial de chicle para lucir unos labios atractivos y especialmente saludables.