Falsos mitos de los tatuajes

¿De verdad lo sabes todo sobre los tatuajes? Descubre los falsos mitos de los tatuajes y pierde el miedo a hacerte ese que tanto deseas.

por , il

    Falsos mitos de los tatuajes

    Durante los últimos años se ha puesto muy de moda el realizarse tatuajes, y es que con la gran aceptación que están teniendo en casi todo el mundo se han convertido en un must de cualquier amante de la moda y la belleza, entre otros. Pero, ¿estás segura de que todo lo que sabes de ellos es cierto? Descubre los falsos mitos de los tatuajes. ¡Te quedarás a cuadros!

    Falsos mitos sobre los tatuajes

    • Hay que beber alcohol o cerveza antes de tatuarse – FALSO. Muchas personas afirman que beber alcohol o cerveza justo antes de tatuarse es una gran ayuda para reducir la cantidad de dolor que sentiremos durante el proceso. Sin embargo, este mito es totalmente falso: el dolor es idéntico al que sentimos sin beber, únicamente se reduciría al consumir una cantidad muy elevada y acabar en un estado ebrio. De hecho, lo único que conseguiremos consumiendo alcohol es que la sangre se diluya y salga con mayor frecuencia, dificultando el trabajo del tatuador.
    • Hacerse un tatuaje en algunas zonas no duele – FALSO. Un tatuaje consiste en realizar una herida hasta la dermis -una de las capas profundas de la piel donde se inserta la tinta- por lo que, evidentemente, duele durante su proceso. Está claro que en aquellas zonas donde hay más músculo dolerá menos, pero eso no quita que el resto de tatuajes sean indoloros.
    • Los tatuajes con tinta negra pierden el color – FALSO. En los años 50 y 60, las tintas negras llegaban a perder tanto color que se acababa tornando de una tonalidad azulada. Esto se debía precisamente a la mala calidad de las mismas o a la falta de una técnica definitiva que ofreciera un resultado más pulcro. No obstante, hoy en día las tintas negras no pierden color. Otra cosa es que, con el paso de los años, la tinta acabe extendiéndose y difumine el dibujo, dando la sensación de que su intensidad ha disminuido.
    • Los tatuajes no necesitan cuidados – FALSO. ¿Crees que hacer un tatuaje es pasar un rato de dolor y ya está? Pues te equivocas. Antes de hacerlo deberás tener en cuenta que vas a tener que cuidarlo durante toda tu vida si no quieres que se deforme o, incluso, llegar a tener problemas en tu piel. Pero tampoco te asustes, los cuidados son muy básicos: protegerlo del sol y utilizar crema solar de factor alto.
    • El cloro daña los tatuajes – FALSO. Teniendo en cuenta que la tinta de los tatuajes está infiltrada bajo una capa de piel y protegida por la misma, es físicamente imposible que el cloro llegue a acceder directamente a la misma. Por lo tanto, puedes bañarte en piscinas con toda tranquilidad.
    • Si tienes un tatuaje, no puedes donar sangre – FALSO. Este mito tiene parte de verdad, y es que debes esperar un tiempo prudencial tras hacerte un tatuaje si es que quieres donar sangre. En concreto, en España tienes que esperar mínimo 6 meses hasta recuperarte, y es que la herida que se te ha realizado debe curarse y tus defensas deben aumentar. No obstante, una vez pasado ese tiempo podrás donar cuando lo desees, ya que incluso los médicos corroborarán que no hay problema alguno en ello.

    ¿Qué te han parecido estos falsos mitos sobre los tatuajes? Te recomendamos que también eches un vistazo a la moda de tatuarse las axilas y a los diseños de tendencia de mini tatuajes en el talón.