Falsos mitos sobre el pelo: Uno a uno

Seguro que has escuchado muchos falsos mitos sobre el pelo que crees que son reales. ¡Te los contamos uno a uno!

por , il - Última actualización

    Falsos mitos sobre el pelo: Uno a uno

    La gente habla mucho de cualquier cosa y nuestra melena no va a salir indemne. Y es que, ¿quién no ha oído alguna vez que es malo lavarse el pelo todos los días? ¿O que es necesario cepillarlo antes de irte a la cama? No todo lo que se cuenta es cierto, por lo que te contamos cuáles son los falsos mitos sobre el pelo para que los conozcas uno a uno.

    Falsos mitos sobre el pelo

    1. Es malo lavarse el pelo a diario.

      Cada cabello es diferente, unos más grasos, otros más secos… Por ello, no hay una periodicidad exacta para lavarlo, ya que cada persona tiene unas necesidades específicas. Puedes lavarlo a diario sin problema, pero siempre utilizando productos que respeten la salud de tu pelo.

    2. Los peinados muy tirantes no son malos.

      Llevar el pelo muy tirante o recogido todo el día, ya sea en coletas de caballo, moños o trenzas, puede perjudicar tu cabello en dos sentidos. Primero lo debilita, y segundo puede romperse el pelo. Intenta que no esté demasiado tirante y utiliza gomas que no corten tu pelo. Por otra parte, pueden provocarte dolores de cabeza.

    3. Si te arrancas una cana, te saldrán muchas más.

      ¿Cuántas veces se lo has escuchado decir a las personas adultas? Es uno de los mitos más antiguos que existen sobre el cabello, pero también uno de los más falsos. Las canas aparecen por factores genéticos y una vez surjan su cantidad aumentará poco a poco. Nada tiene que ver con que las arranquemos, tiñamos o cortemos, por lo que puedes disimularlas con toda tranquilidad.

    4. Utilizar siempre el mismo champú hará que tu pelo se acostumbre.

      Siempre se ha dicho que utilizar siempre el mismo champú provocará que tu pelo se acostumbre y deje de tener la misma eficacia. Esto no es así, ya que un champú anticaspa siempre evitará la caspa, por ejemplo. Lo mismo ocurre con uno antigrasa. Es posible que las necesidades de tu cabello vayan cambiando con el tiempo, y es simplemente por esta razón por la que deberás cambiar tu champú.

    5. Una embarazada no puede teñirse el pelo o hacerse mechas.

      Nada tiene que ver el tinte del cabello con que una mujer esté embarazada, a no ser que por circunstancias del embarazo le aparezca algún tipo de alergia al tinte. Otra cosa es que hablemos de productos con ingredientes dañinos que puedan absorberse, los cuales son perjudiciales para embarazadas y para cualquier otra persona. Nuestra recomendación es que optes por coloraciones y tintes aptos para embarazadas para ponerte guapa con la máxima seguridad.

    6. Es bueno cepillar mucho el cabello.

      Es bueno cepillar el pelo, pero como todo, en su justa medida. Cepillarlo más de la cuenta puede traer malas consecuencias para el pelo, como por ejemplo que se abran las puntas. Es más, si tienes el pelo fino, es aconsejable no desenredarlo mojado.

    7. No se puede teñir el pelo sin tinte.

      A estas alturas casi no es necesario decir que existe una cantidad enorme de remedios naturales para aclarar u oscurecer tu cabello en casa, como puede ser la manzanilla o la henna. Por ello, debes saber que no es necesario recurrir a tintes químicos para dar un cambio a tu look.

    8. Rapar a los bebés hace que su pelo sea más fuerte.

      Nada tiene que ver rapar a tu bebé con la fuerza con la que crecerá su cabello más adelante. Como es natural, los primeros cabellos de tu pequeño serán débiles y poco abundantes, pero con el tiempo se fortalecerá. De hecho, las personas que aseguran haber comprobado su eficacia han presenciado un aumento en la densidad precisamente porque han dado tiempo a que crezcan nuevos cabellos.

    Viajes y vacaciones