Manchas en la piel en verano: Cómo protegerlas del sol

Manchas en la piel en verano: Cómo protegerlas del sol. Con la llegada del verano, toca empezar a protegerse la piel, especialmente si tenemos manchas. Pero, ¿sabes cuáles son las medidas que hay que tomar?

por , il

    Manchas en la piel en verano: Cómo protegerlas del sol

    Manchas en la piel en verano: Cómo protegerlas del sol. La piel es uno de nuestros órganos más importante y, probablemente, el que más expuesto está a la acción de los factores externos, ya que está en contacto con ellos continuamente. En verano, estos agentes externos se hacen todavía más agresivos, ya que dejamos la piel al descubierto, y sufre mucho. Por ello, durante estos meses de calor, y, sobre todo de sol, es muy importante proteger la piel de los rayos ultravioletas, especialmente si tenemos tendencia a las manchas o a las quemaduras llevando a cabo una serie de medidas básicas.

    Es muy común que, como consecuencia del sol y una incorrecta protección de nuestra piel, aparezcan manchas en nuestra piel. Estas manchas , que la mayor parte de las veces son oscuras, son producto de una alteración de la melanina debido a los rayos solares.

    Proteger las manchas de la piel frente al sol

    En verano no solo las pecas se multiplican, sino que nos pueden salir manchas oscuras o aumentar las que ya tenemos.

    Existen una serie de medidas para evitar que nos salgan estas manchas o de que se acentúen las que ya tenemos. Te las decimos a continuación.

    • Es importante que los momentos en los que tomes el sol no sean las horas centrales del día. Los mejores desde el punto de vista de la piel son a partir de las cuatro de la tarde en invierno y a partir de las seis de la tarde en verano.
    • Las personas que tienen tendencia a las manchas deben utilizar un protector solar de pantalla total y aquellas que no, es recomendable que utilicen un factor mucho más alto en la cara que en el cuerpo, aunque el grado de protección depende del fototipo.
    • La crema de protección solar hay que aplicarla cada cuatro horas, ya que, a partir del transcurso de ese tiempo, su efecto disminuye en gran medida. El tiempo de aplicación se reduce si estamos haciendo ejercicio debido a que el sudor elimina el protector.
    • Otro de los aspectos importantes a la hora de tomar el sol es evitar hacerlo encima de colchonetas dentro del agua. El agua actúa como un espejo y la acción del sol se multiplica por dos.
    • Se desaconseja el uso de los aceites bronceadores en las zonas afectadas por las manchas.
    • Además del sol, existen algunas otras causas para la aparición de manchas en la piel, tales como el uso de cosméticos en mal estado o de mala calidad. Hace falta extremar las precauciones en ese sentido.

    Ponlas en práctica, aunque no solo por las manchas. Si adquieres estos hábitos de protección, además de mantener a raya las manchas en la piel, conseguirás mejorar la salud cutánea.