Manopla depilatoria de silicio: Cómo se usan, riesgos y ventajas

Di adiós a las depilaciones dolorosas con la manopla depilatoria de silicio. Descubre cómo debes utilizarla, sus ventajas y los riesgos que atañe.

por , il

    Manopla depilatoria de silicio: Cómo se usan, riesgos y ventajas

    Hoy en día tenemos multitud de opciones a la hora de depilarnos, como puede ser la depilación con cera o la depilación con hilo. No obstante, hay algunas zonas más delicadas donde no podemos utilizar estos métodos, ya que corremos el riesgo de sufrir irritaciones, quemaduras o un dolor insoportable. Hoy te traemos una opción perfecta e indolora para estos casos: la manopla depilatoria de silicio. Te contamos cómo se usan, los riesgos y las ventajas.

    Manopla depilatoria de silicio

    ¿Qué es?

    La manopla depilatoria de silicio es un guante en el que se insertan micro cristales de silicio, los cuales se desprenden una vez entran en contacto con la piel y ayudan a eliminar el vello. El resultado no es como el del rasurado ni como la extracción de raíz, sino algo intermedio que consigue que el vello se debilite de raíz hasta desaparecer por completo.

    ¿Cada cuánto tiempo se utiliza?

    La periodicidad de uso viene dada principalmente por el tipo de vello que se quiera eliminar. No obstante, por lo general debe utilizarse una o dos veces por semana durante 15 días, y a la tercera semana ya obtendremos resultados visibles. A partir de esta semana únicamente será necesario utilizarlo durante 15 o 20 días dependiendo de la velocidad de crecimiento, ya que irá descendiendo poco a poco.

    ¿Cómo se usa?

    1. Pega el adhesivo

    Cuando compramos una manopla depilatoria de silicio lo primero que debemos hacer es pegar el adhesivo que contiene el micro cristal de silicio. Para ello, sólo tendrás que sustraer el papel protector y pegarla a la manopla.

    2. Limpia la zona a depilar

    Sea cual sea la zona que quieras depilarte deberás asegurarte de que esté limpia y seca, ya que en caso contrario podríamos encontrar algún tipo de complicación. Además, es recomendable que el vello no esté demasiado largo, y en caso de ser así conviene rasurarlo algunos días antes. En caso de querer pasarla por zonas húmedas como las axilas, lo mejor es que eches mano a los polvos de talco.

    3. Estira la piel

    Además de seca y limpia, la piel debe estar lo más tersa posible. Para ello, lo mejor es que estires la piel de la zona donde vayas a depilarte con la mano que te queda libre.

    4. Haz movimientos circulares

    Una vez tengas la piel lista, frota la manopla depilatoria de silicio sobre la piel haciendo pequeños movimientos circulares en ambos sentidos para que el silicio se introduzca en el poro y ayude a eliminar el poro de raíz. Lo ideal es que hagas tres movimientos en sentido horario y, después, tres en sentido antihorario.

    5. Hidrata la piel

    Cuando acabes de depilar la zona escogida, hidrátala con crema corporal hidratante para que no se irrite. Lo ideal es que utilices una de buena calidad, ya que conseguirás incluso que tu piel se torne más suave.

    6. Limpia la manopla

    Una vez hayas acabado sólo tendrás que pasar una esponja seca para eliminar las células muertas y el vello que haya podido quedar en el guante, de modo que puedas conservarlo intacto para el próximo uso. ¡Y listo!

    Ventajas de la manopla depilatoria de silicio

    1. Es totalmente indolora

    Una de las ventajas más visibles que trae consigo la manopla depilatoria de silicio es que es totalmente indolora, lo que lo hace perfecta para utilizar en las zonas más delicadas o, claro está, para ahorrarnos todo el dolor que conlleva una depilación con cera.

    2. Efectiva en cualquier zona

    Gracias a la flexibilidad y adaptabilidad que presenta, ofrece la oportunidad de pasarlo por zonas especialmente difíciles de depilar, como pueden ser las ingles.

    3. Cuida la piel

    La manopla depilatoria de silicio es apta para todo tipo de pieles y está específicamente creada para no causar ningún tipo de alergia. Además, con el uso veremos que el crecimiento y la densidad del vello también disminuyen, lo que nos ayudará a evitar la enquistación del vello.

    4. Ideal para viajes

    Uno de los mayores beneficios que ofrece es que no tendrás que esperar a que el vello crezca para depilarte, tal y como pasa con la cera. Con la manopla podrás irte de viaje tranquilamente y depilarte cuando y donde quieras, ya que además su diseño es tan ligero que lo convierte en una opción totalmente portátil.

    Riesgos de la manopla depilatoria de silicio

    1. Pueden agravar una herida

    Las manoplas depilatorias de silicio son un gran instrumento, pero está claro que no pueden hacer milagros. Si la aplicamos sobre piel con heridas, quemaduras o problemas tales como la psoriasis es muy probable que empeore su estado.

    2. Cuidado con la presión y con el láser

    Los movimientos que hagamos con nuestra manopla deberán ser muy suaves, y es que en caso de apretar demasiado podríamos provocar irritaciones. Esto mismo ocurre también cuando queremos utilizarla justo después de habernos depilado con láser, y es que en este caso deberemos esperar algunas semanas o incluso un mes antes de aplicarlo para evitar complicaciones, como pueden ser irritaciones, infecciones o inflamación.

    Viajes y vacaciones