Maquillaje de mala calidad: Peligros a los que te expones

¿Utilizas maquillaje barato? Descubre los peligros a los que te expones utilizando maquillaje de mala calidad.

por , il

    Maquillaje de mala calidad: Peligros a los que te expones

    Tenemos claro que muchos de los productos de maquillaje tienen un coste elevado, pero no por ello debemos optar por un maquillaje de mala calidad que nos cueste muy poco dinero. De hecho, comprar este tipo de productos puede hacer estragos en nuestra piel y provocar que necesitemos tratamientos específicos y muy costosos para, con suerte, eliminarlos o atenuarlos. Te contamos los peligros a los que te expones si usas maquillaje de mala calidad.

    Maquillaje de mala calidad

    Los maquillajes de mala calidad suelen ser aquellos que tienen un precio demasiado reducido. Está claro que los grandes fabricantes pueden utilizar productos de calidad y ofrecerlos a un precio relativamente bajo, pero siempre hay un límite. Productos por 1€ que encontramos en bazares o en establecimientos similares son una de las principales causas de muchos problemas de la piel, aunque también pueden serlo otros de alto precio de productores desconocidos. Por ello, es imprescindible leer siempre la etiqueta y asegurarnos de qué componentes son los que estamos echando a nuestro cuerpo.

    Peligros del maquillaje de mala calidad

    1. Aparición de manchas. Uno de los principales peligros que atañe el maquillaje de mala calidad es la aparición de manchas en la piel. Estas no solo son difíciles de eliminar, sino que algunas de ellas pueden tener consecuencias nefastas para tu salud.
    2. Hongos. Además de las manchas antes mencionadas, también es muy probable que ciertas bacterias se introduzcan en tu piel y lleguen a generar hongos. Esta es una consecuencia que suele darse en las uñas como resultado del uso de esmaltes de mala calidad.
    3. Inflamación. Algunas cremas de baja calidad pueden provocar, incluso, inflamaciones en la piel. Es muy habitual que con estos productos puedan hincharse algunas de las zonas más sensibles del rostro, como pueden ser los labios.
    4. Irritación. Cuando los componentes del maquillaje son demasiado agresivos, la irritación no tarda en aparecer. Pero lo peor de esta consecuencia negativa no es cuando ocurre en la piel, sino cuando se irritan nuestros ojos por la máscara de pestañas o el eyeliner. En este caso es imprescindible acudir a consulta médica para evitar una infección y unas consecuencias nefastas.
    5. Reacciones alérgicas. Aunque cualquier producto del mercado pueda causarnos una reacción alérgica, el maquillaje de mala calidad es propenso a provocarla. Para evitar la aparición de sarpullidos es imprescindible que siempre probemos el producto en una pequeña zona de la piel y esperemos 24 horas antes de aplicarla por todo el rostro.
    6. Descamación. En último lugar, puede darse el caso de que la piel que en principio no ha presentado grandes problemas comience a descamarse, generalmente provocado por la obstrucción de los poros o por una deshidratación. En caso de que notes resecamiento a partir del uso de uno de estos productos, deberás desecharlo inmediatamente y preguntar a un especialista en caso de que el problema vaya a más.