Problemas de belleza en la adolescencia: Soluciones y tips

Descubre todos los problemas de belleza que afrontamos las mujeres durante la adolescencia y su solución. ¡Te contamos tips muy interesantes!

por , il

    Problemas de belleza en la adolescencia: Soluciones y tips

    La adolescencia es uno de los períodos transitorios más difíciles de nuestra vida. No solo nos topamos con nuevas emociones, experiencias y formas de ver la vida, sino que nuestro cuerpo comienza a cambiar en todos los aspectos, llegando a afectar directamente a nuestra autoestima. Te contamos las mejores soluciones y tips para los problemas de belleza en la adolescencia.

    Problemas de la piel

    1. Acné

    Con la llegada de la adolescencia nuestra piel comienza a sudar más, derivando en el temido problema por el que todas y cada una de nosotras hemos pasado: el acné. Los granos y las espinillas se convierten entonces en uno de los peores enemigos de toda mujer, y es que al tenerlos en la cara es muy difícil poder disimularlos. Este problema puede solucionarse con tratamientos dermatológicos, pero lo básico para que surtan efecto es buscar un jabón con pH neutro para lavar tu cara dos veces al día. Por supuesto, también será necesario que te asegures de desmaquillarte correctamente antes de ir a dormir. Si aun así este problema se agrava, puedes recurrir a remedios populares tales como la receta casera contra las espinillas de Kendall Jenner.

    2. Ojeras

    Muchas adolescentes sufren ansiedad durante esta etapa de su vida, y puede estar provocada tanto por exámenes como por temas personales. Este nerviosismo casi constante hace que no podamos descansar bien y derive en insomnio, con las consiguientes ojeras que supone. En este punto no hay nada que puedas hacer mejor que intentar relajarte con remedios caseros o practicar disciplinas como el mindfulness para descansar lo mejor posible. No obstante, y en caso de que te sea imposible disminuirlas de forma natural, siempre podrás recurrir a un corrector en crema de un par de tonos más claro que tu piel.

    3. Poros grandes

    Con el aumento de grasa no es de extrañar que los poros se dilaten y dejen tu rostro como una auténtica obra puntillista. Pero, ¡no sufras! Existen tratamientos que ayudan tanto a mantener el rostro impecable como para prevenir y solventar el problema de los poros grandes, como la punta de diamante. Por otro lado, si eres fan de los remedios naturales puedes probar a poner yogurt de leche entera en el rostro durante 10 minutos para absorber el exceso de grasa y ayudar a disminuir los poros.

    4. Sonrojamiento

    Las mejillas sonrojadas son uno de los rasgos más adorables que puedes imaginar, pero para algunas chicas es un auténtico suplicio, especialmente en esta época donde nos sacan los colores muy a menudo. Para evitar ponernos como un tomate, coloca una toalla empapada con agua fría sobre el rostro durante unos minutos. Esto hará que la temperatura disminuya, mejore la circulación y consigamos un efecto lifting con el tiempo.

    Problemas corporales

    1. Dientes torcidos

    Son muy pocas las afortunadas que pueden presumir de unos dientes naturales completamente rectos, pero el resto de la humanidad debemos recurrir a los ya reconocidísimos brackets para obtener una sonrisa de ensueño. El tiempo en el que los llevamos puede ser muy incómodo, ya no solo porque todos miren directamente a nuestra boca cuando hablamos sino también por el hecho de que suelen quedarse restos de la comida en ellos. Lo ideal es que siempre lleves en tu bolso un cepillo de dientes y que enfatices tus ojos con máscara de pestañas para desviar la atención de quien tengas delante.

    2. Vello corporal

    La aparición de los primeros vellos es un auténtico trauma, pero hay que tomarlo con filosofía y no adoptar decisiones precipitadas. Lo que hacen muchas chicas es quitárselos con la cuchilla para acabar rápidamente con ellos, pero esto es lo último que deberías hacer si es que no quieres fortalecer la raíz. Lo mejor es que comiences aclarando los primeros vellos en lugar de quitarlos, ya que de este modo no dañarás la piel. Evidentemente no es una solución eterna, así que pronto deberás optar por la depilación con cera o, en caso de que el especialista lo vea factible, por la depilación láser.

    3. Kilos de más

    Durante el trance de la adolescencia lo normal es que nuestro peso disminuya, pero el temor generalizado a engordar puede derivar en trastornos de la alimentación tales como la anorexia o la bulimia. Algunas personas indican que puedes hacer dieta, pero nuestra recomendación es que únicamente te asegures de mantener una alimentación saludable y de realizar deporte, ya que tu cuerpo está en plena transformación y cualquier paso en falso puede originarte graves imperfecciones de cara al futuro.

    4. Ojos hinchados

    En esta época es muy habitual comenzar a experimentar con cientos de productos cosméticos para encontrar el que más se amolde a nosotras, pero no todos nos van a dar un buen resultado. De hecho, es frecuente que alguna vez utilicemos una nueva máscara de pestañas que acabe por hincharnos ligeramente los ojos. Evidentemente se trata de una hinchazón muy leve, pero lo suficiente como para darnos un aspecto mucho más cansado y somnoliento. Para remediarlo lo mejor es dejar de utilizar el producto inmediatamente y comprar uno hipoalergénico.

    5. Mal aliento

    El mal aliento es una tortura tanto para quien lo sufre como para quienes lo rodean, por lo que debemos ponerle fin inmediatamente. Para ello, asegúrate de lavar bien la lengua y los dientes tres veces al día y utilizar un enjuague bucal específico para tratar este problema. Por otro lado, también puedes consumir alimentos que te ayuden a combatirlo, como pueden ser las manzanas.

    Problemas capilares

    1. Pelo graso

    Con el aumento en la segregación de aceites y grasas nuestro pelo comenzará a verse cada vez más graso, dando un aspecto de suciedad muy antiestético. Para tratar este problema deberás recurrir a productos específicos y poner en práctica algunos remedios naturales. Pero eso sí, es muy importante que no laves tu cabello a diario, ya que provocarías el efecto rebote que aumenta más aún la creación de grasas.

    Cuidados especiales

    1. Ejercicio

    Por muy extraño que percibas tu cuerpo en estos momentos no debes olvidar que estás en plena transformación, por lo que es más apropiado optar por alternativas saludables que por las puramente estéticas. El deporte es una actividad imprescindible para ayudar a tu cuerpo a formarse correctamente y acabar teniendo un cuerpo de infarto en pocos años.

    2. Exfoliación semanal

    Debido al problema ya mencionado del acné deberás mantener una rutina de limpieza muy estricta. Además de lavar tu cara dos veces al día, también deberás exfoliar tu piel una vez a la semana para eliminar la suciedad y evitar que pueda infectarse. Por supuesto, queda estrictamente prohibido el tocar los granitos si es que no quieres acabar con un aumento de granos y unas indeseables marcas de acné.

    3. Maquillaje al mínimo

    Las bases de maquillaje densas son las enemigas del acné. Lo ideal en esta etapa de la vida es que ni siquiera uses base de maquillaje y optes por aplicar únicamente protector solar a diario, ya que contribuirás a la desaparición de granitos y evitarás el envejecimiento prematuro. ¡Aprovecha ahora que puedes!

    4. Peinado natural

    El abuso de planchas y secadores no harán ningún bien a tu pelo, especialmente ahora que se encuentra en un estado casi inicial. Para evitar los contratiempos que puedan causarte te recomendamos que busques un peinado que te quede bien al natural para minimizar al máximo el uso de estos aparatos. ¡Se verá saludable durante mucho más tiempo!