Problemas de belleza en verano y soluciones

El sol, los cambios de temperatura o las piscinas pueden ocasionarnos diferentes problemas de belleza en verano. Te contamos cuáles son y las mejores soluciones.

por , il - Última actualización

    Problemas de belleza en verano y soluciones

    Cabello seco, piel deshidratada, quemaduras, exceso de sudor en el rostro… son algunos de los problemas de belleza que podemos tener en verano debido al sol, el calor y los cambios de temperatura. Además, hay que reconocerlo, en verano tendemos a olvidarnos un poco de los cuidados habituales de belleza porque pasamos mucho más tiempo fuera de casa y nos relajamos en las vacaciones. No hay problema, todo en esta vida tiene solución, aunque la prevención siempre es el mejor remedio. Por eso hoy te contamos los problemas de belleza más habituales en verano y cómo solucionarlos.

    Quemaduras solares

    Las quemaduras solares son muy habituales en los meses de verano, ya sea porque no nos echamos protector solar o bien porque lo utilizamos incorrectamente. Por ejemplo, muchas personas no lo aplican 20 minutos antes de la exposición solar, como debe ser, así que cuando llegan a la playa y se lo ponen al momento, la piel no está lo suficientemente preparada para resistir los rayos UVA y UVB. Además, solemos usar el mismo protector solar para la cara y el cuerpo, lo que tampoco es una buena idea, pues la piel del rostro es mucho más fina y delicada que la del cuerpo, por lo que necesita una protección específica.

    Como en este caso es más un tema de salud que de belleza, recuerda que la prevención es la mejor solución. Aplica un protector solar adecuado a a tu fototipo de piel y siempre 20 minutos antes de la exposición solar. Si quieres más información, puedes leer Primera exposición al sol: Cómo proteger la piel.

    Quemaduras en zonas inesperadas

    No hay cosa peor que quemarse las ingles o las articulaciones. ¡Cómo duele! Como ya hemos dicho antes, es importante que uses correctamente el protector solar, ¡en todas las zonas de tu cuerpo!. Incluso las que no vayas a exponer al sol directamente, pues los rayos solares alcanzan las zonas más inesperadas.

    Cabello seco y maltratado

    No tienes por qué conformarte con tener el cabello estropeado tras el verano y remediarlo acudiendo a la peluquería en septiembre. Puedes prevenir el cabello seco y estropeado, así como otros problemas derivados del mismo, como descamaciones en el cuero cabelludo. La cabeza también tiene que protegerse de los rayos UVA y UVB, así que no dudes en ir al super y conseguir un protector solar para el cabello.

    Piel seca en verano

    Cuando vamos a la playa pensamos que con la crema solar es suficiente para mantener nuestra piel hidratada y humectada, ¡pero no!. En primer lugar es importante que uses aftersun después de la exposición solar. Y además continúes con tu rutina hidratante habitual, tanto en el cuerpo como en el rostro.

    Labios resecos y agrietados

    Los labios agrietados son muy habituales en los meses de calor. ¿Sabes por qué? También son una zona sensible y que tiene piel (sí, esto es de perogrullo pero a veces nos olvidamos), si no los protegemos los exponemos a que sufran daño ante las radiaciones del sol. Además, los cambios de temperatura ocasionados por el aire acondicionado son fatales para los labios. Aunado a ello, si no te hidratas lo suficiente durante el día, tus labios sufrirán deshidratación. Así que usa un protector de labios y bebe mucha agua.

    Irritación tras la depilación

    Uno de los errores de belleza más comunes en verano es depilarnos e irnos a bañar al mar o la piscina el mismo día. La sal y el cloro pueden llegar a irritar nuestra piel de forma insospechada, así que sé previsora y depílate al menos 8 horas antes de ir a la playa. Tu piel te lo agradecerá.

    Cosméticos caducados

    Por mucho que tengas una BB Cream con protección solar, de nada te servirá si la compraste en invierno y ya está caducada. Revisa la caducidad de tus productos de maquillaje y belleza y no los uses si ya están pasados de fecha. Evitarás muchos problemas en tu piel.

    Brillos en el maquillaje

    En verano es muy habitual que tu maquillaje se corra o le salgan brillos indeseados. No tiene por qué ser así si sigues una serie de recomendaciones. En primer lugar usa un tónico facial tras la limpieza del rostro y antes de la crema hidratante para equilibrar el ph de tu piel. Con ello conseguirás que sude mucho menos. Lo ideal es que no abuses mucho de la base de maquillaje para evitar que genere demasiado calor en el rostro y que uses bases ligeras como las bases serum o cremas con color. Si tienes un evento de día y necesitas llevar un maquillaje bien acabado, usa primer o prebase de maquillaje antes de la base para ayudar a fijar el color por más tiempo. Además, no te olvides de los polvos traslúcidos o del spray fijador, los cuales te ayudarán a sellar el maquillaje y controlarán los brillos. Para el maquillaje de ojos, usa delineadores y máscaras de pestañas waterproof y opta por labiales de larga duración.

    También te puede interesar: Alergia al sol: Por qué salen granitos después de tomar el sol y Protectores solares para veganos [FOTOS]