Tipo de rostro: Cómo saber cuál es el tuyo paso a paso

¿De verdad sabes cuál es tu tipo de rostro? Te mostramos cómo medir tu cara paso a paso para determinar de forma precisa cuál es tu tipo de rostro.

por , il

    Tipo de rostro: Cómo saber cuál es el tuyo paso a paso

    Cada vez que buscamos por Internet peinados, cortes de pelo o trucos de maquillaje que nos puedan favorecer siempre nos topamos con tutoriales fantásticos para cada tipo de rostro. Pero, ¿realmente sabes cuál es tu tipo de rostro? Te mostramos cómo saber cuál es el tuyo paso a paso.

    ¿Para qué sirve saber cuál es tu tipo de rostro?

    Saber cuál es tu tipo de rostro no solo te ayudará a conocer mejor tu morfología facial, sino que te brindará la oportunidad de acertar cada vez que te decidas por un corte de pelo o un maquillaje. Podría decirse, en general, que saber cuál es tu tipo de rostro es vital para aprovechar todos los puntos fuertes de tu aspecto físico.

    ¿Cómo saber cuál es tu tipo de rostro paso a paso?

    1. Preparación. Lo primero que deberás hacer es situarte frente a un espejo, preferiblemente que se encuentre en una habitación bien iluminada. Recoge tu pelo en una cola de caballo o un moño para despejar bien la cara, haciendo uso de las horquillas en caso de que fuera necesario.
    2. Medición del rostro. Toma la cinta métrica y sitúa un extremo donde comienza tu cabello, de modo que coincida con el centro de la frente. El otro extremo deberás situarlo en la base de la barbilla.
    3. Medición de la frente. El siguiente paso es medir tu rostro, comenzando por la frente. Toma una cinta métrica y sitúala horizontalmente justo sobre las líneas de crecimiento del cabello. Asegúrate de que la línea que forme la cinta métrica sea totalmente horizontal y anota en un papel la medida.
    4. Medición de los pómulos. A continuación deberás hacer lo mismo, pero situando la cinta métrica en los extremos de los pómulos. No obstante, en este punto contamos con un problema: la nariz no nos va a permitir medir en línea recta. Por ello, la forma de hacerlo es sumar desde los pómulos hasta el inicio de la nariz por separado, sumarlos y sumarle nuevamente el grosor de la nariz.
    5. Medición inferior. Por último, mide la distancia que hay desde la punta de la nariz hasta la base de tu barbilla. Para que la medición sea correcta, lo ideal es situar la cinta justo bajo la nariz y sumarle uno o dos centímetros, dependiendo de tu rostro.
    6. Medición de la mandíbula. Sitúa uno de los extremos de la cinta métrica en el pómulo, cerca de la base de la oreja, y el otro en el centro de la barbilla. Cuando lo tengas, anota de nuevo la medida.

    ¿Cuál es tu tipo de rostro?

    Una vez hayas tomado todas las medidas de tu rostro, comprueba aquí abajo con cuál guardas una mayor similitud y aprovecha todas las ventajas que presenta la forma de tu cara. ¡Tu aspecto mejorará en muy poco tiempo!

    • Rostro redondo: La medida de la mandíbula es menor o igual a la medida de los pómulos.
    • Rostro ovalado: La longitud del rostro es mayor a la medida de los pómulos.
    • Rostro alargado: La medición inferior es mayor al tercio de la longitud del rostro.
    • Rostro corazón: La medida de los pómulos es mayor que la de la mandíbula y la de la frente es pequeña. Puede darse el caso de ser invertido, para el cual la medida de la frente será más ancha que la de los pómulos.
    • Rostro cuadrado: La medida de los pómulos es igual a la longitud del rostro y parecida a la de la frente.
    • Rostro triangular: La medida inferior es muy amplia en relación a las otras.
    • Rostro diamante: La medida de la mandíbula corresponde con la mitad de la longitud del rostro aproximadamente.