Navidad 2016

Quiero casarme: 20 cosas que debes saber antes de dar el sí

Quiero casarme: 20 cosas que debes saber antes de dar el sí

Casarse o comenzar a vivir en pareja es una aventura apasionante en la que la comprensión, la paciencia y la afinidad son los mejores aliados. Sin embargo, antes de decidir dar el gran paso, hay que plantearse algunas cosas importantes. Por eso, hemos preparado una lista con las 20 cosas que debes saber antes de dar el sí.

por en Bodas, Novio, Organizar Boda
Última actualización:
    Quiero casarme: 20 cosas que debes saber antes de dar el sí

    ¿Crees que estás preparada para dar el sí? Ya sea de la manera tradicional a través del matrimonio o de otra manera como hacerse pareja de hecho, lo cierto es que el matrimonio es un compromiso por parte de ambas personas y antes de dar el sí es importante replantearse algunas cosas que pueden afectar la relación a largo plazo.

    No te pierdas las 20 cosas que debes saber antes de dar el sí

    A veces, ambas parejas tienen diferentes creencias religiosas que no las aplican para el día a día. Sin embargo, para asuntos como la boda o qué tipo de creencias se quiere inculcar a los futuros hijos, esto puede ser un problema. Es importante que conozcas si vuestras creencias religiosas están alineadas, aunque no sean las mismas, qué visión tenéis acerca de la espiritualidad y si ambas visiones conectan.

    Aunque no lo creas, puede ser un tema candente en una relación, sobre todo si vuestras posiciones políticas son opuestas. Si este es el caso, es importante que seas sincera contigo misma y ver si realmente estás preparada para soportar la contienda.

    Vuestro nivel de ambición profesional debe quedar claro desde el principio, para evitar problemas posteriores, ya que afectará en la toma de decisiones como aumentar la familia, el tiempo que pasaréis juntos o incluso el apoyo mutuo en caso de que algún miembro de la pareja sea una persona excesivamente emprendedora.

    Conocerse también implica conocer las historias pasadas de las relaciones de tu compañero o compañera, sobre todo para identificar malos hábitos en relaciones pasadas y comprenderse mutuamente acerca de las cosas que no funcionaron con vuestros ex.

    No significa que ya los vayáis a tener, pero es importante conocer vuestra disposición a tenerlos en un futuro. No todas las parejas quieren, y si una de los dos lo desea profundamente y el otro no, esto puede ser motivo de una ruptura dolorosa a largo plazo.

    ¿En qué os gusta gastar el dinero? ¿Quién gana más? ¿Pensáis repartirlo o cada uno aportar por separado? Las discusiones por dinero son las más habituales entre las parejas, por eso es importante que siempre queden claros esos asuntos. Cada pareja es un mundo y decidirá gestionar y gastar su dinero como mejor convengan. Lo importante es que se haga desde acuerdos horizontales en los que ambas partes estén satisfechas.

    Aquí no vale lo que sólo una de las personas quieran. Una boda es una celebración entre dos personas, por ello en su organización y planificación deben estar implicados los dos. Además, celebrar una boda puede ser muy estresante y es importante que la pareja sea cómplice y se ayude mutuamente.

    Siempre van a suceder, casi todas las parejas pasan por momentos difíciles, pero ¿saben gestionar y reaccionar adecuadamente a los conflictos? Es importante que te plantees cómo reacciona tu pareja, si es una persona con una inteligencia emocional aceptable o por el contrario se aleja de las situaciones o reacciona de forma inapropiada. Lo ideal es que ambos miembros de la pareja esté dispuesta a solucionar siempre cualquier conflicto para que no quede enterrado y salga en forma de explosión después.

    Todas las parejas necesitan espacio propio para sentirse realizados y no crear situaciones indeseadas de dependencia emocional. Es importante que quede claro antes del matrimonio o la unión en común que cada uno debe tener su espacio para disfrutar con amigos, hacer una actividad física, etc. Antes de dar el sí, aseguraos de que sois capaces de daros ese espacio y respetarlo mutuamente.

    Comprometerse con una vida en común no significa que tu futuro marido será tu jefe y dueño, al igual que tú no lo serás de él. Vuestra libertad es fundamental para que la relación funcione. Cada uno sigue teniendo derecho a sus propios pensamientos, opiniones y expresiones de vida.

    La comunicación es fundamental en una pareja, en todos los aspectos. También cuando necesitáis expresaros vuestros sentimientos, cuando necesitáis pediros perdón o que el otro os escuche.

    Tampoco podéis estar todo el tiempo batallando, expresando todo lo que sentís.

    Por eso, también es sabio saber cuándo escoger aquellas batallas que no merecen la pena, que en realidad no os afectan tanto y dejarlas pasar. Pelear sin sentido es inútil.

    Esto es algo súper importante para que la relación funcione y debe hablarse antes de cualquier compromiso. Se debe tener en cuenta que la ubicación de la vivienda sea la ideal para ambos, así como de un precio asequible que no suponga un ahogo económico al principio de la relación, para lo cual seguramente no estéis preparados.

    Es importante que conozcáis vuestras habilidades domésticas para que podáis repartirlas o aprender las necesarias cuando comencéis vuestra nueva vida. Lo ideal y más justo es que ambos colaboren en las tareas de la casa, como la pareja desee gestionarlo. Pero es importante hablarlo antes del matrimonio para que no se encuentren con sorpresas indeseadas.

    Son un área importante de vuestras vidas, y cómo os llevéis con la familia y amigos de vuestra pareja es un punto clave. Aunque a veces puede haber alguna situación de roce, es importante que exista una relación adecuada, para que la relación fluya sin contratiempos. Ambos deben estar dispuestos a hacer un esfuerzo en este sentido y proporcionar a la pareja seguridad a este respecto.

    Todos los tenemos. Pero nos molesta el del otro. Lo importante es que antes de dar el gran paso los conozcas y veas si estás dispuesta a tolerarlos o si la otra persona está dispuesta a cambiarlos y viceversa, si ello no le implica ninguna molestia emocional. Recuerda que lo fundamental es el respeto mutuo.

    Es un mito, así que no la esperes en tu pareja. Esto es fundamental para que no exijas de ella más de lo que puede dar. Debes aceptarla como es. Si no te gusta, tampoco te gustará cuando estéis casados.

    Algunos psicólogos piensan que la forma en que los hombres tratan a su madre es el reflejo de su actitud hacia las mujeres. Si la humilla y la trata con desprecio, piensa que tienes muchas posibilidades de que vaya a hacer lo mismo contigo.

    Dejar claro los ‘noes’ de tu vida es un hábito muy saludable para cualquier pareja. Que lleguéis a un compromiso mutuo de vida, no significa que ninguno de los dos pueda convertir al otro en un felpudo. Cada uno tiene claro cuáles son sus ‘noes’ de vida, es decir, lo que no se está dispuesto a aceptar en la vida, y eso debe comunicarse antes de dar el sí.

    La forma en que una persona gestiona sus enfados puede ser un reflejo de cómo es realmente. Si tu pareja explota de rabia y no controla sus impulsos cuando se enfada, piensa con atención si de verdad merece la pena y si es algo con lo que quieres vivir, ya que no es un comportamiento fácil de cambiar y no muchas personas están dispuestas a intentar mejorarlo. Plantéate si de verdad quieres casarte con alguien que no sabe controlar su ira.

    También te puede interesar Discusiones pre-boda: No dejes que te superen y Aplicaciones para elegir tu vestido de novia

    1643

    ESCRITO POR PUBLICADO EN BodasNovioOrganizar Boda

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares