Navidad 2016

¿Separación de bienes o gananciales?: Cómo elegir el régimen económico del matrimonio

¿Separación de bienes o gananciales?: Cómo elegir el régimen económico del matrimonio

Hablar de dinero abiertamente antes de casarse, y en concreto de cómo se administrarán los bienes en el matrimonio, evitará muchos problemas futuros.

por en Bodas, Organizar Boda, consejos boda, matrimonio
Última actualización:
    ¿Separación de bienes o gananciales?: Cómo elegir el régimen económico del matrimonio

    A la hora de organizar todos los preparativos de una boda hay uno que suele pasarse por alto, quizá llevados por la creencia de que hablar de dinero puede arruinar el momento dulce y romántico. Sin embargo, casarse no implica dejar de ser prácticos y además no podemos olvidar que el matrimonio es, en términos jurídicos, un contrato entre dos personas que, a partir del momento del enlace, compartirán sus vidas, y la parte económica es sin duda muy importante. Además, algunas parejas prefieren ser previsoras y evitar futuros problemas en el supuesto de que el matrimonio no fuera bien y terminara en divorcio. Por todo ello, de igual manera que se hacen planes para la futura vida en común hablar del régimen económico del matrimonio no debe suponer un obstáculo ni mucho menos ser visto con recelo por alguno de los cónyuges. ¿Es mejor separación de bienes o gananciales?, ¿qué régimen elegir?

    Es el tipo de régimen económico más común en nuestro país, entre otros motivos porque los bienes gananciales es el que se adopta por defecto en la mayoría de las comunidades autónomas. Es decir, cuando los cónyuges no hacen petición expresa de separación de bienes. El régimen de bienes gananciales se puede modificar, bajo la figura de las capitulaciones matrimoniales que deben ser registradas ante notario. Por su parte, en caso de divorcio, los bienes y patrimonio se dividirán por la mitad.

    El régimen de bienes gananciales implica que a partir del día de la día todos los bienes y patrimonio obtenidos (salvo las herencias o donaciones) son de los dos cónyuges, una sociedad común que necesitará el acuerdo de los dos en caso de vender o hipotecar.

    Además, las deudas, al igual que las ganancias, son comunes. Tal y como recoge el Código Civil: “Mediante la sociedad de gananciales se hacen comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos, que les serán atribuidos por mitad al disolverse aquella”.

    Cataluña e Islas Baleares son las dos comunidades autónomas en las que se aplica por defecto el régimen de separación de bienes, al contrario que en la mayoría de las regiones de España. En este caso, es un régimen más práctico, ya que cada uno de los cónyuges es responsable y administrador de sus bienes de manera independiente. A partir del día de la boda los bienes y patrimonio obtenido de manera conjunta se distribuyen de forma proporcional a la aportación realizada. Según recoge el Código Civil, “en el régimen de separación pertenecerán a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo y los que después adquiera por cualquier título. Asimismo corresponderá a cada uno la administración, goce y libre disposición de tales bienes”.

    En este caso, ambos cónyuges contribuyen a los gastos comunes durante el matrimonio en proporción a sus recursos económicos, salvo que previamente se haya acordado otra cosa.

    También te puede interesar: Las dudas que surgen en una boda religiosa y toma nota de tus derechos en el trabajo cuando te casas.

    643

    ESCRITO POR PUBLICADO EN BodasOrganizar Bodaconsejos bodamatrimonio

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares