Navidad 2016

10 mitos sobre el running que debes saber antes de empezar a correr

10 mitos sobre el running que debes saber antes de empezar a correr

Un deporte tan seguido no podía librarse de los mitos o falsas creencias. Destiérralas antes de calzarte las zapatillas para correr.

por en Dietas, Ejercicios para adelgazar, Consejos Dietas, En Forma
Última actualización:
    10 mitos sobre el running que debes saber antes de empezar a correr

    El running es uno de los deportes de moda que, además, sigue ganando adeptos. Pero de igual manera que ha crecido su popularidad, y su número de seguidores, también lo han hecho los mitos o falsas creencias en torno a la práctica de esta disciplina. Antes de calzarte las zapatillas y empezar a correr, conviene desmontar algunos de los mitos sobre el running, en algunos casos sorprendentes.

    Falso, y un error para tus pies, porque si quieres evitar lesiones hay que elegir un calzado diseñado específicamente para correr. De igual manera hay que utilizar una ropa adecuada.

    No es cierto, sobre todo si te preocupa perder peso. La práctica de ejercicio físico (con el running puedes quemar hasta 600 calorías) debe ir acompañada de una dieta sana y equilibrada, si de verdad queremos que tenga resultados efectivos.

    Hacer deporte por la mañana tiene sus beneficios, pero cuidado con hacerlo con el estómago vacío porque no podemos olvidar que el running es un deporte de alta intensidad y con mucho impacto.

    No exactamente, porque las personas que padecen estrés o ansiedad, si además son competitivas, el correr puede generar más presión al fijarse metas más ambiciosas. En este caso, lógicamente, no es el ejercicio más adecuado si lo que buscamos es relajarnos.

    Una creencia que se han encargado de desmontar diversos estudios, ya que al correr aumentaría la sensibilidad a la hormona que regula el apetito, la leptina.

    El running en sí no daña las rodillas, de hecho es un deporte que tonifica las articulaciones y músculos. Lo que sí daña las rodillas es correr mal. El running no es una cuestión de hacer kilómetros, sino de la calidad de los kilómetros recorridos. Así, debemos ir aumentando la intensidad poco a poco.

    El running es un tipo de ejercicio que no hay que poner en práctica todos los días, es suficiente con salir a correr entre 3-4 días. De hecho, es recomendable tomarse un pequeño descanso para desconectar. El exceso de ejercicio, no lo olvidemos, también puede ser perjudicial. Todo en su justa medida.

    Una creencia que conviene olvidar, porque lo único que conseguiremos, sobre todo si nos abrigamos más de lo debido, es sudar y correr el riesgo de deshidratarnos. El sudor no hace que quememos más calorías, de hecho puede hacer que lo que aumente sea el riesgo de lesión.

    Éste, sin duda, es uno de los mitos más populares, aunque erróneo, porque el agua con azúcar no elimina las agujetas, algo normal tras un esfuerzo físico cuando todavía estamos en baja forma o llevamos tiempo sin practicar deporte. A medida que nuestro organismo se va adaptando al entrenamiento desaparecen. Los estiramientos suaves y el deporte moderado ayudan a eliminarlas.

    Siempre y cuando estemos bien de salud. Por eso lo recomendable antes de empezar a correr es realizarse un chequeo médico. Si tenemos problemas de obesidad hay que vigilar el impacto sobre las articulaciones, al igual que si padecemos problemas de espalda.

    También te puede interesar: Running: Los 5 errores más comunes y toma nota de la tabla de calorías para adelgazar: ¿Cuántas quemas en una hora de ejercicio?

    821

    ESCRITO POR PUBLICADO EN DietasEjercicios para adelgazarConsejos DietasEn Forma

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares