Navidad 2016

Adicción alimentos: Cuáles y por qué son irresistibles

Adicción alimentos: Cuáles y por qué son irresistibles

Adicción alimentos: Cuáles y por qué son irresistibles. Chocolate, galletas o patatas fritas son tres de los alimentos incluidos en la lista de tentativos. Los alimentos ricos en grasas y azúcares, además de por su sabor, nos aportan energía y una sensación de bienestar inmediata, pero la cruz de estos alimentos es que tienen mayor contenido en calorías y su exceso puede conllevar riesgos para la salud, desequilibrando nuestra dieta y haciéndonos más vulnerables a padecer trastornos como diabetes, hipertensión o sobrepeso. Entre la moderación y el exceso hay una línea fina.

por en Calorías, Dietas, Grupos Alimenticios, Alimentación Equilibrada, Consejos Dietas, Excesos
Última actualización:

    adiccion alimentos

    Adicción alimentos: Cuáles y por qué son irresistibles. Chocolate, embutidos o galletas. ¿Qué tienen en común? Los tres están incluidos en la lista de alimentos que pueden provocar adicción. Su sabor y la sensación de satisfacción inmediata, como la que nos reporta el chocolate, pueden hacer que ciertos alimentos sean irresistibles para nuestro paladar. Pero, cuidado, porque la barrera entre la moderación y el exceso, sobre todo en el caso de los alimentos grasos y ricos en azúcares, es demasiado fina.


    De sabor agradable, placenteros y energéticos. Es la cara de los alimentos ricos en grasas y azúcares, cuyo consumo puede ser irresistible y adictivo. La cruz, tienen un mayor contenido en calorías y son los menos saludables de la pirámide aimenticia. Chocolate, dulces, galletas, embutidos o patatas fritas son algunos de los alimentos que pueden provocar adicción, pero tomarlos en exceso no solo desequilibra nuestra dieta sino que puede hacernos más vulnerables a los problemas de salud, tales como diabetes, hipertensión, colesterol o sobrepeso.

    El consumo de estos alimentos suele reportarnos sensaciones inmediatas, y ahí radica la causa que desencadena que puedan llegar a ser adictivos. Los alimentos dulces, por ejemplo, activan la producción de endorfinas, las denominadas hormonas de la felicidad, lo que nos reporta una inmediata sensación de bienestar. También es cierto que tanto las grasas como los azúcares tienen un efecto relajante, por lo que en los momentos de ansiedad, o al comer por estrés, la tendencia es a recurrir a estos alimentos en lugar de buscar alternativas más saludables, como las frutas o verduras. Tienen además la capacidad de ser alimentos que proporcionan energía al instante.

    Pero, pese a todo, no debemos caer en la tentación con demasiada frecuencia porque abusar de este tipo de alimentos puede ser la puerta de entrada a padecer determinados trastornos de la salud, como el sobrepeso. Un ejemplo, una bolsa de patatas contiene aproximadamente 300 calorías por cada 60 gramos, un cruasán 320 calorías y cuatro galletas de chocolate 200 calorías. Una pieza de fruta como la manzana, 50 calorías.

    La bollería industrial, el queso curado o los embutidos suelen ser ricos en grasas saturadas y grasas trans, lo que puede provocar un aumento del colesterol. Por su parte, el exceso de consumo de alimentos ricos en azúcares no solo nos hará ganar kilos sino aumentarlos riesgos de diabetes del tipo 2, la más frecuente. El exceso de sal de algunos snaks o precocinados pueden provocar retención de líquidos y aumentar la presión arterial.


    Una dieta equilibrada es la mejor manera de prevenir la adicción a determinados alimentos, fundamentamente una dieta con los aportes necesarios y las dosis adecuadas de hidratos de carbono (presentes en alimentos tales como el arroz, pan o pasta), cuyo déficit puede provocar la pérdida de energía. Los hidratos de carbono son además saciantes. No solo lo que se come importa, sino cuándo se come. Es importante no pasar demasiado tiempo sin comer, ya que al quedarnos sin reservas nos asalta aún más la necesidad de recurrir a alimentos poco saludables. Lo más aconsejable es tomar, a media mañana y a media tarde, un temtempié saludable (fruta, yogur desnatado, galletas integrales). Saltarse las comidas solo hará que nos sintamos más ansiosos.

    Además de una dieta equilibrada, otros hábitos, como la práctica de ejercicio o el planificar los menús y la cesta de la compra con antelación, nos ayudan a prevenir caer en la tentación de comer alimentos poco saludables.

    833

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CaloríasDietasGrupos AlimenticiosAlimentación EquilibradaConsejos DietasExcesos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares