Navidad 2016

Almendras: Beneficios y propiedades nutricionales

Almendras: Beneficios y propiedades nutricionales

Almendras: Beneficios y propiedades nutricionales de añadir un puñado de frutos secos a nuestra dieta. Ricas en fibra, proteínas, calcio y en ácido oleico. Descubre todas las buenas razones para comer almendras.

    Almendras: Beneficios y propiedades nutricionales

    Las almendras, entre sus beneficios y propiedades nutricionales, son una fuente incuestionable de calcio–es el fruto seco más rico en este mineral-, fibra –aproximadamente el 10% de su peso- y ácido oleico –esencial para bajar el colesterol, activar la circulación y bajar la presión arterial-.


    Los frutos secos no se asocian a una mayor aumento del peso corporal, tal y como corroboran los expertos en alimentación, nutrición y dietética. Es cierto que los frutos secos tienen más grasas que otros alimentos vegetales, pero también contienen mucha más fibra dietética, y ello permite que tras su consumo se regulen mejor los mecanismos de hambre y saciedad. Las almendras añaden un plus de fibra a tus platos. Podemos agregarlas a las ensaladas o al yogur del desayuno y, al tiempo que protegemos los intestinos se favorece el tránsito intestinal.


    Las almendras son uno de los frutos secos más representativos. Los frutos secos, por sus múltiples propiedades nutricionales y como alimento de origen natural, son alimentos imprescindibles en una dieta sana, variada y equilibrada. Beneficiosos para la salud en general y, en concreto, para la salud cardiovascular. Nos ayudan a reducir los riesgos de enfermedad cardiovascular (arterioesclerosis, infarto), contribuyen a la reducción de los niveles de colesterol malo (colesterol LDL) y a mantener o incrementar los niveles del colesterol bueno (HDL). Su consumo se remonta a la antigüedad y se caracterizan por su alto poder energético y su composición en grasas vegetales.

    Además del elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados –especialmente las almendras, recomendadas también para las personas diabéticas-, los frutos secos aportan interesantes cantidades de antioxidantes, los cuales protegen de la acción de los radicales libres sobre el envejecimiento celular.

    Y, por supuesto, contienen fibra, la cual contribuye a mantener la sensación de saciedad, ralentiza la absorción de las gasas y la glucosaa través del intestino delgado y reduce el ritmo de absorción del colesterol. Las almendras, por ejemplo, aportan, por cada cien gramos, más de 14 gramos de fibra vegetal.


    Comer un puñadito de almendras, en particular, es una sana actitud que nos reporta la tercera parte de la cantidad de vitamina E que necesitamos al día. Un antioxidante de primera para reducir los riesgos de padecer cáncer.

    Por su contenido en calcio y en magnesio, dos minerales esenciales, ayuda a fortalecer los huesos y los dientes. A esto hay que sumarle, que las almendras son un buen aliado tanto para prevenir el estreñimiento como para saciar el apetito (en este último caso, toma entre tres o cuatro almendras antes de sentarse a la mesa a comer). También son ricas en proteínas (20 gramos por cada cien en las almendras).

    Como hemos visto, las almendras son uno de esos alimentos que se presentan cargados de buenas intenciones, y buenos nutrientes, para reforzar nuestra dieta y nuestra salud. Y un último consejo para conservar bien los frutos secos. Lo mejor es comprar las almendras con cáscara, pero si las compramos ya peladas, es aconsejable guardarlas en la nevera, en un envase de cristal, para evitar que se enrancien.

    695

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares