Navidad 2016

Cafeína: ¿Beneficiosa o perjudicial?

Cafeína: ¿Beneficiosa o perjudicial?

Cafeína: ¿Beneficiosa o perjudicial? Tomar café en las cantidades recomendadas es bueno para la salud. Un consumo de 400 miligramos al día de cafeína, el equivalente a cuatro tazas de café, ayuda a estimular nuestra capacidad cognitiva, memoria y capacidad de concentración, así que olvidarnos de la fatiga y el cansancio. Además, la cafeína es rica en propiedades antioxidantes, retardando los efectos del envejecimiento.

por en Antioxidantes, Dieta Equilibrada, Dietas, Grupos Alimenticios, Alimentación Equilibrada, Cerebro, Consejos Salud, Radicales libres
Última actualización:

    cafeina propiedades

    Cafeína: ¿Beneficiosa o perjudicial? Si te gusta tomar una taza de café, además de disfrutar de su aroma y sabor también lo están haciendo de los efectos beneficiosos que su consumo moderado tiene para la salud. Y es que tomar 400 miligramos de cafeína al día, el equivalente a cuatro tazas de café, ayuda a combatir el cansancio, a estimular la capacidad mental e incluso puede ser un buen aliado como protector frente a determinadas dolencias. A esto hay que sumarle las propiedades antioxidantes de la cafeína, la cual también encontramos en otras bebidas alternativas al café.


    Un consumo moderado se traduce en 400 miligramos de cafeína al día, o lo es que es lo mismo, cuatro tazas de café. No es la primera vez que los médicos y expertos en nutrición se fijan en las propiedades del café como un buen aliado de nuestro organismo ante determinadas molestias o trastornos de la salud. Y es que además de su aroma y sabor, el café, como bebida estimulante, nos ayuda a combatir el cansancio, la fatiga y la apnea prematura. Una afirmación avalada por los resultados del último estudio sobre las propiedades de la cafeína, impulsado por el Centro de Información Café y Salud, en el cual también se recogen otros efectos beneficios de tomar café, como estimular capacidad mental, la capacidad de concentración y la memoria a corto plazo. Tras tomar una taza de café, el efecto de la cafeína empieza a notarse aproximadamente a la media hora, con una duración de entre cuatro y seis, tiempo en el que se metaboliza en nuestro organismo antes de ser expulsado a través de la hora, siendo un proceso más rápido en las personas jóvenes.

    Al liberarnos de la fatiga y al estimular nuestro cerebro, conseguimos estar más atentos y cometemos menos errores, lo que para algunos médicos podría ser una puerta de entrada a la prevención de los síntomas de enfermedades como el Alzheimer, si bien hay que precisar que en este punto todavía no hay estudios concluyentes.

    Lo que sí está demostrado es que, entre otras, la cafeína es rica en propiedades antioxidantes, lo que ayuda a nuestro organismo a combatir los radicales libres y, por tanto, a retrasar el envejecimiento, al tiempo que lo protege de situaciones que nos provocan estrés oxidativo. Algunos estudios incluso han apuntado que ayuda a aliviar los síntomas del asma y a prevenir el estreñimiento (efecto laxante).

    Eso sí, aunque la cafeína sea beneficiosa para nuestra salud, abusar de ella puede tener el efecto contrario. Los médicos apuntan a que tomar cafeína en exceso puede producir taquicardias, problemas de insomnio y de descanso, es decir, más dificultades para conciliar el sueño, el cual será de peor calidad. Tomar demasiada cafeína puede provocar inquietud, nerviosismo y, en algunos casos, ansiedad.

    Asimismo, tampoco es recomendable excederse con la cafeína en el caso de las mujeres embarazadas o si se padecen problemas cardiovasculares o gastrointestinales. En los menores de 12 años, es mejor evitar la cafeína.

    ¿Cómo nos gusta tomar el café? Según la encuesta sobre hábitos y aptitudes de los españoles frente al consumo de café, el 66% lo hace con azúcar. La dosis recomendada para acompañarlo debe ser menor de 25 gramos. Y otro apunte, la cafeína, según la OMS, no provoca adicción, sino que es un hábito cuyo consumo moderado tiene efectos beneficiosos para la salud.

    No obstante, reducir el consumo de café no significa que debas renunciar a tomar un estimulante para empezar el día. Así, entre las alternativas al café podemos optar por el te (contiene teína, sustancia similar a la cafeína pero más suave), achicoria, café de cereales (no contiene cafeína, es digestivo y la achicoria suele estar mezclada con cereales o higos secos) o directamente tomar café descafeinado.

    848

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AntioxidantesDieta EquilibradaDietasGrupos AlimenticiosAlimentación EquilibradaCerebroConsejos SaludRadicales libres

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares