Calorías de los alimentos: ¡No te obsesiones!

Calorías de los alimentos: ¡No te obsesiones! Seguir una dieta para mantener la figura y contar las calorías de cada alimento suele ir parejo. Sin embargo, esto que puede parecer una obsesión, tiene remedio, ya que no se trata de sumar y restar, sino de conocer los alimentos, sus propiedades y sus características. Somos lo que comemos, y una dieta equilibrada y sana, acompañada de actividad física y unos hábitos saludables, será más contraproducente que contar las calorías de los alimentos.

por , il

    calorias alimentos

    Calorías de los alimentos: ¡No te obsesiones! Las calorías son el poder energético de los alimentos, un valor en el que influyen desde el tipo de alimento hasta la forma de prepararlo para su degustación. Pero lo que sí es cierto es que las calorías, la suma y resta de ellas, puede convertirse en un quebradero de cabeza a la hora de llevar una dieta que nos permita mantener o recuperar la figura. Y ello, a la larga, resulta contraproducente. No olvides que son la fuente principal de energía de tu cuerpo.

    Somos lo que comemos. Una premisa en alimentación que, en este caso, nos viene como anillo al dedo. Las calorías pueden convertirse en una obsesión cuando nos planteamos llevar una dieta y perder peso. Para evitarlo, basta con conocer los alimentos, sus propiedades nutricionales y sus características.

    Lo más importante es tener claro que una correcta alimentación, sana, rica y equilibrada, es fundamental para prevenir enfermedades, sobre todo las relacionadas con la obesidad, colesterol y los trastornos de la alimentación. Mantener nuestra figura o quitarnos esos kilos de más es posible sin llegar a obsesionarnos por las calorías que contiene cada alimento de nuestra dieta. Además, no debemos olvidar que toda dieta es aconsejable que vaya acompañada de la práctica de actividad física, por lo que no debemos reducir de manera drástica las calorías que ingerimos ya que podría ser contraproducente para nuestro cuerpo y para nuestro objetivo de mantener la figura sin perder la salud. Según la Organización Mundial de la Salud, una persona adulta necesita entre 2.000 y 2.500 calorías/al día, una cifra que se reduce a los 1.500-2.000 en el caso de las mujeres.

    Y es que, desde el tipo de alimento a la forma en cómo lo cocinamos influyen a la hora de determinar el valor calórico de la comida, sin olvidar que parte de estas calorías se consumen directamente al digerir el alimento. La media de calorías por gramo viene a ser de 4 en el caso de los carbohidratos y proteínas, y de 9 calorías por gramo en el caso de las grasas. Las vitaminas, los minerales, el agua, las fibras y los oligoelementos no suponen un aporte extra de calorías.

    Hay otros dos aspectos importantes sobre el poder calórico de los alimentos:

    • Contenido en agua. Cuando más agua tenga un alimento, menos calorías tiene. Es el caso de la mayoría de las frutas y verduras.
    • Grasas. Cuanto mayor es su contenido en grasa, más poder calórico. Aceite, mantequilla o frutos secos son algunos de los alimentos con más calorías. Esto no quiere decir que tengas que renunciar a ellos, todo lo contrario, simplemente basta con ingerir una ración más pequeña.

    La preparación de los alimentos también es importante. Un sencillo ejemplo: un filete de ternera a la plancha tendrá menos calorías que un plato de estofado. Además, es mejor optar por las comidas preparadas en casa. Como habrás comprobado, mantener una dieta equilibrada y cuidar la salud es mucho más sencillo que contar calorías, basta con seguir unos hábitos saludables y cuidar lo que comemos y cómo lo comemos.

    Viajes y vacaciones