Cardamomo: Infalible contra la falta de apetito

Cardamomo: Infalible contra la falta de apetito

Cardamomo: Infalible como la falta de apetito. Es una de las múltiples propiedades de esta hierba, cuyos efectos positivos sobre nuestra salud ya conocían los griegos en el siglo IV a. de C., y que además de ayudarnos a recuperar el apetito por decaimiento, fátiga o enfermedad, también favorece la digestión, es buena para la piel y para evitar los ataques de asma o bronquitis.

por en Dietas, Digestión Pesada, Suplementos Naturales, Consejos Dietas, infusiones, plantas
Última actualización:

    cardamomo

    Cardamomo: Infalible contra la falta de apetito. El cardamomo es una hierba, un remedio natural al que se le reconocen una serie de propiedades, tales como el ser digestiva, calmante, antiséptica, antiespasmódica y antifúngica. Tomado en infusión, el cardamomo también es un aliado para perfumar el aliento y evitar el mal sabor de boca tras el consumo de alimentos crudos, como el ajo. Precisamente por su fragancia, es un ingrediente esencial de algunos desodorantes naturales, otro de los múltiples usos que podemos darle a esta hierba.


    ¿Sabías que el cardamomo es una de las hierbas más antiguas? Ingrediente de nuestra despensa y de nuestra dieta, es un buen aliado natural para prevenir algunas molestias o dolencias. Una de sus propiedades más apreciadas es que es un remedio natural infalible contra la falta de apetito, ya que tomada antes de las comidas en forma de infusión estimula los jugos gástricos. Pero es que además de abrir nuestro apetito, el cual solemos perder, entre otros motivos, por ansiedad, astenia primaveral, por cansancio generalizado, esta hierba nos ayudará a realizar la digestión sin problemas. Es decir, el cardamomo es digestivo, por tanto, ayuda a aliviar el dolor de estómago que puede aparecer después de comer. Molestias estomacales que suelen ser producto de digestiones pesadas.

    Otro de los efectos del cardamomo, mezclado en este caso con té verde, es ayudar a prevenir problemas de las vías respiratorias, como el asma o la bronquitis. Esta hierba, cuyas propiedades ya conocían los griegos en el siglo IV a. de C., es una buena aliada de nuestra piel, ya que ayuda a combatir los hongos.

    Otros hongos, la candidiasis (hongos vaginales), también puede prevenirlos. En este caso se suelen administrar en forma de cápsulas que incluyen además de cardamomo, canela, hinojo y hojas de olivo.


    Las semillas del cardamomo, tomado en infusión, ayudan a prevenir el mal aliento y el sabor de boca que nos puede dejar comer algunos alimentos crudos, como el ajo. En ambos casos, el cardamomo se puede combinar con hinojo y orégano, resultando un eficaz remedio natural.

    Precisamente por su olor o fragancia y su acción antiséptica, el cardamomo es una hierba que también se utiliza como componente de los desodorantes naturales. Y no es el único uso porque es una hierba que también forma parte de la despensa. Un ejemplo, combinado con pimienta o cúrcuma, se utiliza como especie para la preparación del curry indio.

    El cardamomo, como remedio natural, se puede tomar hasta tres veces al día en el caso de los adultos, bien en infusión o en tintura (gotas diluidas en agua). En cuanto a las precauciones, sí se debe evitar tomar en el caso de estar embarazada o durante el periodo de lactancia materna. Tampoco es recomendable administrar a los más pequeños, a los niños de menos de seis años. Son muchas las infusiones a base de hierbas y plantas de las que podemos disponer, cada una con sus propiedades y beneficios. Es importante consultar antes de recurrir a las hierbas como tratamiento, para conocer bien sus propiedades y saber cuáles son las que mejor se adaptan a nuestras molestias o dolencias, las cuales si persisten requerirán otro tipo de tratamiento o prevención.

    723

    ESCRITO POR PUBLICADO EN DietasDigestión PesadaSuplementos NaturalesConsejos Dietasinfusionesplantas
     
    Más populares