Comer sano con poco dinero: cómo mantenerte en forma mientras ahorras

Comer sano es la mejor manera de cuidar tu salud y tu figura. Tan cierto como que se puede comer bien sin gastar mucho dinero.

por , il - Última actualización

    ¿Se puede comer sano por poco dinero? Es un error común el pensar que seguir una alimentación sana y equilibrada supondrá un mayor gasto en la cesta de la compra. Sin embargo, tal y como vamos a ver, es posible comer bien por poco dinero, cuidando tanto la salud como el bolsillo. Hay alimentos, por ejemplo las frutas y verduras de temporada, que además de ser más saludables, son más baratas que muchos productos precocinados o alimentos más calóricos.

    1. Planificar el gasto

    Para controlar el presupuesto, es aconsejable dedicar un tiempo a planificar la cesta de la compra y el gasto aproximado. Podemos hacer una lista de menús, de lunes a viernes, y a partir de ahí tomar nota de los ingredientes que vamos a necesitar. Planificar nos ayudará a comer mejor.

    2. Atentos a las ofertas

    Echar un vistazo a los folletos publicitarios de los supermercados nos puede ayudar a conseguir interesantes ofertas y promociones, sobre todo en productos no perecederos, y, al final de mes, haber ahorrado algunos euros en el gasto total de la cesta de la compra.

    3. Comer sano fuera de casa

    Comer fuera no tiene que ser sinónimo de excesos, sino todo lo contrario. Para evitarlo, lo mejor es pedir un primer plato a base de ensalada de verduras mixtas y, de segundo, un pescado o carne blanca a la plancha, a ser posible con una guarnición verde. De postre, fruta. Y de beber, agua.

    4. Hacer la compra en el momento adecuado

    Hay que evitar hacer la compra a la hora de la comida porque la sensación de hambre será mayor y será más difícil distinguir entre los alimentos que realmente necesitamos y los que no. De hecho, hacer la compra con el estómago vacío nos hace comprar alimentos más calóricos e, incluso, más caros.

    5. Productos frescos y de temporada

    Si quieres comer sano y adelgazar, apuesta por los alimentos frescos y de temporada. Evita, por su parte, congelar con demasiada frecuencia los alimentos, ya que pueden perder parte de sus nutrientes. Las frutas y verduras, para ahorrar, cómpralas en mercados locales o a productores.

    6. Comparar precios

    Prestar atención al precio de los productos en distintos establecimientos nos puede ayudar también a ahorrar algunos euros o a conseguir mejores promociones. Puede resultar tedioso al principio, pero con un poco de práctica tu bolsillo te lo agradecerá.

    7. 5 comidas al día

    No saltarse las comidas es la mejor manera de controlar el hambre y el peso. Hay que respetar las 5 comidas al día, ya que de esa manera mantendremos nuestro metabolismo equilibrado y será mucho más fácil controlar los ataques de hambre al sentarnos a la mesa.

    8. Preparar tus menús

    Una o dos veces a la semana es bueno dedicar unas horas a la cocina y a preparar los platos que más nos gustan. Podemos planificar los menús de la semana y, en algunos casos, hacer los platos por adelantado y congelar las raciones que iremos sacando cada día. Cocinar en casa ayuda a ahorrar.

    9. Evita los snacks y bocados calóricos

    Si te asalta el hambre entre horas, evita picar snacks como las patatas fritas o los refrescos, ya que ganaremos calorías sin darnos cuenta. Lo mejor es tomar tentempiés sanos y ligeros, como una pieza de fruta, un zumo natural o un yogur con un puñado de frutos secos.

    10. Presupuesto

    Fija un presupuesto para la semana y revísalo al término de la misma. Si guardamos los tickets de la compra, al final de la semana podremos comprobar en qué se nos ha ido el gasto y en qué partidas podemos ahorrar. Una práctica que podemos aplicar al resto de los gastos del hogar.

    Viajes y vacaciones