Cómo cambiar los malos hábitos alimenticios por buenos

¿Cómo revertir los malos hábitos alimenticios que te impiden adelgazar? Descúbrelo.

por , il

    Cómo cambiar los malos hábitos alimenticios por buenos

    ¿Por qué no consigo adelgazar estando a dieta? Perder peso no es solo cuestión de reducir las calorías de la dieta diaria, sino de revisar los alimentos que tomamos y, sobre todo, los hábitos alimenticios. Y es que en muchos casos son estos malos hábitos los que sabotean nuestra dieta y nuestro objetivo de perder peso, y en ocasiones sin que nos demos cuenta. Identificarlos es el primer paso para transformarlos en buenos hábitos que nos ayuden a perder peso de manera saludable. Vamos a ver, más detenidamente, cuáles son los malos hábitos alimenticios más comunes y los consejos más sencillos para cambiarlos.

    Saltarse el desayuno

    Tan malo como no desayunar, generalmente alegando las prisas de las mañana, es tomar un desayuno incompleto, por ejemplo, sin incluir fruta rica en fibra, cereales o lácteos. El desayuno es una de las 5 comidas que debemos hacer al día para mantener bajo control la ansiedad y el apetito, salvo que queramos caer en la tentación de sumar calorías antes de la siguiente comida. El desayuno aporta la energía necesaria para empezar bien el día y para regular los niveles de glucosa en sangre. Si no desayunamos el metabolismo se desajusta, con lo que resultará mucho más difícil perder peso.

    ¿Qué hacer?

    Si al levantarte estás inapetente, toma un zumo o una café con leche y espera una hora para tomar algo más consistente, como una pieza de fruta o una sándwich, el cual puedes dejar preparado la noche anterior si a primera hora no tienes tiempo. También es aconsejable llevar una pieza de fruta extra o frutos secos para aplacar el apetito a media mañana.

    Dieta baja en fibra

    La fibra es esencial en una dieta sana, equilibrada y que ayude a cuidar el peso. La fibra ayuda a controlar el apetito porque aumenta la sensación de saciedad. El consejo dietético es tomar entre 25-35 gramos de fibra al día, si bien hay que introducirla de forma gradual para evitar posibles molestias digestivas. Alimentos y productos frescos como frutas y verduras son una fuente excelente de fibra.

    Cómo tomar más fibra

    Toma pan integral, legumbres entre 2-3 veces a la semana, cereales integrales en el desayuno y un puñado de frutos secos al día.

    Beber poco agua

    El agua tiene cero calorías y además es saciante, ayuda a eliminar toxinas y a mantener el organismo hidratado. Tomar un vaso de agua antes de sentarse a la mesa ayuda a comer menos.

    Cómo beber más agua

    Prueba el agua con un toque de limón, y no renuncies a las infusiones y los zumos verdes. Bebidas detox y perfectas para adelgazar. No es el único agua que te ayuda a adelgazar.

    Comer con prisas

    ¿Sabías que el cerebro tarda 20 minutos en enviar la señal de saciedad al estómago? Hasta entonces sentirás hambre, así que comer con prisas solo hará que comas más. Comer deprisa, de pie o delante del ordenador es un mal hábito que lleva a comer más y, en ocasiones, a no prestarle atención a lo que comes.

    Comer despacio es bueno

    Ayuda a apreciar el sabor de los alimentos y a saciarte antes. Para ello, dedica entre 20-30 minutos a la comida o cena, sentada a la mesa y, a ser posible, alejada de dispositivos móviles.

    Picotear entre horas

    El picoteo engorda, y además puede desequilibrar la dieta porque hará que sea más difícil controlar el impulso por comer. Lógicamente, hay que evitar los dulces y snacks salados si estás a dieta.

    Picoteo saludable

    Opta por opciones más saludables como fruta fresca, macedonia de frutas o chips de hortaliza. Evita, por supuesto, llenar la cesta de la compra de alimentos calóricos, bollería y otros productos con exceso de sal y calorías.

    También te puede interesar: Leche dorada para adelgazar: Beneficios y cómo prepararla y descubre los 5 alimentos que puedes tomar durante la cena y te ayudan a adelgazar mientras duermes.