Navidad 2016

Cómo cocinar sin grasas

Cómo cocinar sin grasas

Cocinar sin grasas no solo es bueno para la salud, también para cuidar la figura. Te contamos cómo reducir las grasas, y con ello las calorías, a la hora de preparar los alimentos.

por en Dieta Equilibrada, Dietas, Peso Ideal, Consejos Dietas, Trucos Cocina
Última actualización:
    Cómo cocinar sin grasas

    A la hora de cuidar la dieta, y la línea, no solo cuenta la elección de los alimentos, sino también su forma de preparación. De igual manera que hay alimentos más saludables que otros, también hay formas de cocinar que resultan más beneficiosas para la salud y, además, nos ayudan a cuidar nuestro peso. Una de esas formas es cocinar sin grasas. ¿Cómo hacerlo? Sí hay que señalar que la cocina totalmente libre de grasa es imposible ya que todos los alimentos, tantos de origen animal y vegetal, las contienen. Pero lo que sí se puede conseguir es reducir su presencia.

    Cocinar sin grasa significa eliminar o limitar las grasas perjudiciales para la salud. Es decir, los componentes que no se pueden metabolizar y que se convierten en residuos en las arterias (que causan problemas circulatorios ), además de favorecer la aparición de los antiestéticos michelines. El exceso de grasas es también una fuente de obesidad. Hay que distinguir entre las grasas para la cocción (aceite, mantequilla) y las que se añaden después, como determinadas salsas. También hay que distinguir entre las grasas animales y las vegetales, siendo éstas últimas menos perjudiciales. Como consejo a seguir a la hora de cocinar sin grasas es que éstas deben limitarse a cantidades mínimas. Por ejemplo, para aderezar 200 gramos de ensalada es suficiente con una cucharada de aceite de oliva.

    Para cocinar sin grasa podemos centrarnos primero en los métodos alternativos de preparación de los alimentos.

    Así, por ejemplo, podemos utilizar la técnica del vapor para carnes, pescados, verduras e incluso huevos. Así, por ejemplo, podemos añadir en la sartén o la plancha un chorrito de zumo de limón o de caldo. El pescado, un ejemplo más, lo podemos preparar al papillote, o colocarlo en el horno sobre verduras y regado con un chorrito de caldo o al vapor. De esta manera, se mantienen mejor los nutrientes y el sabor de la comida mejora al no añadir grasa a sabor. De manera alternativa, para cocinar la misma comida, podemos utilizar la opción del horno.

    En algunos casos se puede incluso sustituir el aceite o mantequilla por agua para cocinar diferentes alimentos. Por ejemplo, se puede preparar un huevo frito en la sartén con agua en el fondo. Cuando empiece a hervir, cascamos el huevo y lo vertimos. En el caso de las salsas preparadas, lo mejor es añadir el aceite al final, en bruto. Para cocinar sin grasa, recuerda que también puede utilizar las especias para dar sabor a los platos, y que en algunos casos también un efecto adelgazante.

    También te puede interesar: Hierbas aromáticas y especias: Beneficios de condimentar la comida y Alimentación equilibrada: Las formas más sanas de cocinar.

    589

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasPeso IdealConsejos DietasTrucos Cocina

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares