Cómo lavar las zapatillas de correr: Consejos y productos

Si estás pensando meterlas en la lavadora, cometes un gran error. Te contamos cómo lavar las zapatillas de correr para no acabar con ellas.

por , il

    Cómo lavar las zapatillas de correr: Consejos y productos

    Ya llevas un tiempo usando tus preciosas zapatillas de running o de trail running que, por cierto, te costaron un ojo de la cara. Están sucias, comienzan a oler mal por dentro y decides meterlas en la lavadora para que vuelvan a ser las mismas de antes, esas zapatillas impolutas que encontraste en una caja de cartón cuando las comprastes. ¿Recuerdas qué ilusión te hizo verlas por primera vez? Pues lamentamos decirte que si las metes en la lavadora, te llevarás un gran chasco, porque se destrozarán. Para que no cometas este terrible error y tus zapatillas de correr continúen siendo preciosas, te damos los mejores consejos para lavarlas adecuadamente y qué productos utilizar. ¡Atenta!

    ¿Sigues pensando que no les pasará nada en la lavadora?. Si lo deseas, prueba, pero lo que te encontrarás tras un lavado intenso con centrifugado quizás sean unas zapatillas de correr más pequeñas porque han encogido, con el tejido visiblemente desgastado o sin su capa waterproof, en el caso de la lleve. Incluso la suela de tus zapatillas de correr puede dañarse si las metes en la lavadora. Si ahora sí te hemos convencido de lavarlas de otro modo, sigue estos consejos, porque te enseñamos paso a paso cómo lavar tus zapatillas de correr.

    1. Separa cordones y plantillas

    Antes que nada, debes desmantelar tus zapatillas de running. De esta manera podrás asegurarte de limpiarlas adecuadamente y no estropearlas. Los cordones puedes lavarlos a mano o en la lavadora (una buena noticia, ¿verdad?). Las plantillas deberás lavarlas por separado, siguiendo los mismos pasos que las zapatillas.

    2. Quita la suciedad superficial

    El polvo y el barro superficial puedes limpiarlo con un paño húmedo de algodón o microfibra. Pásalo suavemente, limpiando todo lo que puedas con esta técnica. De hecho, si la zapatilla no está muy sucia, el trapo será suficiente en la mayoría de las ocasiones. Por cierto, debes mojar el trapo con agua, no utilices ningún producto químico, no es necesario y sólo afectará la calidad del tejido de tus zapatillas.

    3. Limpia la suela con un cepillo

    Las suelas son más resistentes, por lo que puedes limpiarlas con un pequeño cepillo, como un cepillo de dientes o un cepillo de uñas. Prueba primero con agua y si las manchas no se quitan, utiliza un poco de jabón de la ropa o jabón lagarto neutro (cuantos menos químicos contenga, mejor). Si la tela de tus zapatillas de correr presenta manchas destacadas puedes tratar de limpiarlas suavemente con el cepillo, pero no te excedas, porque puedes estropearlas. Si no se quitan, es el momento de pasar al siguiente punto.

    4. Déjalas en remojo

    Aunque no lo creas, es el mejor método para limpiar las zapatillas de correr cuando están demasiado sucias. Mételas en un barreño con abundante agua y un poco de jabón de la ropa o jabón neutro. No uses productos de limpieza de zapatos que suelen tener ceras, a no ser que consigas un producto específico de zapatillas de correr (la mejor recomendación es que lo venda el mismo fabricante de las zapatillas).

    Déjalas en remojo como mínimo dos horas. Recuerda quitar primero el barro superficial del tejido y de la suela. Si todavía queda alguna mancha al sacarlas del barreño puedes repasarlas con el paño o el cepillo. La suciedad de las manchas estará mucho más reblandecida, por lo que será mucho más fácil de eliminar. Haz lo mismo con las plantillas de las zapatillas.

    5. Sécalas al aire libre

    Al igual que no debes usar la lavadora para lavarlas, tampoco la secadora es una buena opción para secar tus zapatillas. Mucho menos ponerlas sobre el radiador. El exceso de calor puede hacer que los componentes especiales de las zapatillas se deformen o deterioren, conllevando una pérdida de elasticidad y sujeción. Así que lo mejor es tender las zapatillas como se ha hecho toda la vida, al aire libre. Y si tienes dónde, déjalas al sol sobre una superficie plana, ya que las pinzas de tender la ropa pueden dañarlas.

    6. Un truco contra la humedad

    Si el interior de las zapatillas de correr tardan mucho en secarse o vives en una zona con ambiente húmedo, introduce papel de periódico dentro de la zapatilla para que absorba mucho mejor la humedad. ¡Así de fácil!

    Y si no puedes limpiar tus zapatillas de correr porque aún no tienes, no te pierdas estos consejos para elegir correctamente las zapatillas de running.