Consumo de alimentos en conserva: Consejos para mantenerse a salvo

Consumo de alimentos en conserva: Consejos para mantenerse a salvo

Los alimentos en conserva o enlatados se han ido introduciendo en nuestras despensas con total naturalidad. Pero, ¿sabemos elegir los más saludables?, ¿cómo protegerse de posibles riesgos?

por en Dieta Equilibrada, Dietas, alimentación sana, Consejos Dietas
Ultimo aggiornamento:

    El consumo de alimentos en conserva, al igual que los alimentos congelados, ha aumentado de manera considerable durante los últimos años, convirtiéndose en una alternativa para incluir en los menús, especialmente cuando apenas disponemos de tiempo para preparar la comida.

    De igual manera que los podemos encontrar en nuestras despensas, también están cada vez más presentes en las estanterías de los supermercados y tiendas de alimentación. Su mayor presencia en la cesta de la compra es motivo suficiente para prestarle más atención a su elección. De entrada, hay que leer siempre la etiqueta del producto para saber exactamente qué ingredientes contiene. Es fundamental saber qué hay detrás de cada alimento o lata en conserva para evitar posibles productos de mala calidad y peligrosos para la salud. Antes de seguir adelante un consejo: no hay que abusar de los alimentos en conserva. Lo ideal es apostar siempre, y en la medida de lo posible, por los productos naturales y de temporada.

    Los alimentos enlatados se conservan a través de un proceso de esterilización, debiendo seguir todas las directrices específicas y normas sanitarias impuestas por ley. ¿Cómo podemos estar seguros de que el producto cumple todas las condiciones para su consumo? De entrada, una inspección cuidadosa del embalaje y contenido (ingredientes) puede ser de ayuda.

    A veces el proceso de esterilización no se ha completado correctamente, y esto conduce a una proliferación de microorganismos presentes en el producto. Cuando esto sucede, la lata se abomba o ensancha, lo que provoca la liberación de gas nada más abrirla.

    También es importante tener en cuenta el estado en que se encuentra el producto, es decir, comprobar si hay algún posible resto de óxido, si la lata o caja se deforma y tiene abolladuras o grietas. En este caso, mejor elegir otro.

    No debemos tampoco descuidar la fecha en la que los alimentos han sido enlatados, ya que aunque se conservan en buen estado durante más tiempo, no es conveniente elegir ni consumir productos que lleven enlatados más de veinticuatro meses.

    Para concluir, aquí tenemos algunos sencillos y útiles consejos sobre cómo consumir los alimentos enlatados o en conserva:

    1. En primer lugar, lo mejor es no hervir los alimentos dentro de la propia lata, porque se traduciría en una mayor pérdida de vitaminas y minerales.
    2. La comida enlatada se deben calentar fuera de la lata o bote, pero sin desechar los líquidos que la acompañan, ya que es donde se mantienen la mayor parte de los nutrientes.
    3. Si los alimentos enlatados no son consumidos en su totalidad, el resto se debe conservar en otro recipiente, mejor de vidrio o cerámica, y en el refrigerador. Es importante no dejarlo más de un día. Si lo dejas en la nevera más tiempo, es mejor desecharlo.

    También te puede interesar: Conservas caseras y botulismo: Guías para una elaboración segura y descubre cómo alargar la vida de los alimentos.

    655

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasalimentación sanaConsejos Dietas Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares