Correr antes de hacer pesas: Beneficios y posibles riesgos

Resolvemos tus dudas sobre si hacer el entrenamiento de cardio antes o después de las pesas.

por , il

    Correr antes de hacer pesas: Beneficios y posibles riesgos

    Es una buena pregunta, porque la mayoría de la gente se pregunta si se deben hacer ejercicios cardiovasculares antes o después del entrenamiento de pesas. Por ejemplo, si te gusta correr en exterior o en cinta ¿debes hacerlo antes de las pesas o después? En realidad depende de cada caso y tus objetivos. Resolvemos tus dudas.

    Correr antes de hacer pesas

    En realidad, los entrenamientos cardiovasculares antes que los de peso son más recomendados para atletas que desean potenciar el ámbito de resistencia cardiovascular. Por ejemplo, los entrenamientos de rutina de una corredora profesional, un tenista o una futbolista se enfocan primero en los ejercicios cardiovasculares como correr, nadar o saltar. Además, éstos suelen llevar más tiempo que los entrenamientos de pesas, que a menudo se centran en potenciar las piernas o los brazos pero no como principal objetivo.

    Correr después de hacer pesas

    En realidad, lo más recomendado para el común de los mortales es hacer cardio tras las pesas. Es la mejor opción por varios motivos:

    • Tu cuerpo estará más fresco para levantar peso: si corrieras antes de levantar peso, tu cuerpo se cansaría demasiado y tu técnica podría empeorar.
    • Es la mejor opción si quieres ganar músculo: para que tu desarrollo muscular sea más efectivo es mejor que el inicio de tu entrenamiento se enfoque en el levantamiento de peso.
    • Ayuda a adelgazar: en efecto, correr o hacer ejercicio cardiovascular después del entrenamiento de fuerza ayuda a acelerar el metabolismo, ya que mejora el rendimiento de la quema de glucógeno y, por tanto, se eliminan más grasas mientras los músculos se tonifican.

    Por tanto, la mayoría de los y las entrenadoras recomiendan hacer primero una rutina de pesas de unos 45 a 60 minutos y terminar con unos 20 minutos de ejercicio cardiovascular, como correr en la cinta o ir a una clase de fitness de alto impacto.

    Cardio y pesas por separado

    Otra de las opciones más recomendadas es entrenar en momentos diferentes del día las pesas y el cardio. Por ejemplo, si te gusta el running, puedes salir a correr por la mañana y acudir al gimnasio por la tarde para entrenar pesas. De hecho, correr por la mañana puede ayudarte a perder un 20% más de grasa corporal.

    Si crees que es tu mejor opción, te damos algunos buenos consejos para empezar a hacer deporte por la mañana.

    Así que, como conclusión, podríamos decir que la mejor opción es o bien combinar ejercicios de pesas primero seguido de ejercicios de cardio, o apuntarte al entrenamiento en horas separadas, en el que sí puedes hacer primero ejercicios cardiovasculares y en otro momento ejercicios de fuerza. De esta manera te asegurarás de que pierdes las grasas que no quieres y tus músculos se tonifican.

    Además, te puede interesar la lista completa de los alimentos a evitar después de correr y cuáles son los peligros de correr todos los días.