Correr y caminar: Beneficios del método Galloway

Si te apasiona el running o quieres iniciarte en este deporte, pon en práctica el método Galloway. Te contamos todo sobre el método de entrenamiento de correr y caminar y sus beneficios.

por , il

    Correr y caminar: Beneficios del método Galloway

    Si eres runner o estás iniciándote en ese mundo, te proponemos un método que, aunque fue implantado hace 40 años, sigue consiguiendo adeptos en la actualidad. Todo el que lo prueba destaca la mejora de su rendimiento, estamos hablando del método Galloway. Este método basado en la alternancia de correr y caminar, te facilitará el ejercicio y pronto notarás sus beneficios, hoy te contamos todo sobre este novedoso método.

    Método Galloway: ¿Qué es?

    Jeff Galloway, un estadounidense exatleta olímpico ideó esta rutina en 1976 y, a día de hoy, sigue siendo un método de entrenamiento exitoso. Este método consiste en alternar correr y caminar durante nuestro entrenamiento, según Galloway, un uso continuado de la musculatura lleva a la fatiga prematura por ello establece la base principal de correr-caminar-correr. Este entrenamiento a intervalos consigue que aprovechemos mejor nuestros recursos y dosifiquemos la fuerza durante la carrera, mejorando nuestros tiempos, el rendimiento y aprovechar los beneficios del running.

    Obviamente no se trata de una carrera en la que paremos a caminar cada vez que nos cansemos o alternemos el ritmo como queramos, este entrenamiento debe llevar unos intervalos de tiempo perfectamente planificados según nuestro ritmo y el objetivo que queramos conseguir.

    Método Galloway: ¿Cómo funciona?

    Esta técnica es utilizada sobre todo en maratones o carreras en las que hay que correr una larga distancia o estar horas corriendo. Los intervalos de caminata-carrera se aplican en función de las horas que corras, estos son los tiempos más frecuentes:

    • Si corres entre 5,30 y 6 horas, debes estar 1 minuto caminado por cada 4-5 corriendo.
    • Entre 5 y 5,30 h: 1-2 minutos andando por cada 5-6 corriendo.
    • Entre 4,30 y 5 h: 1-2 minutos andando por cada 6-7 corriendo.
    • Entre 4 y 4,30 h: 1 minuto andando por cada 7-8 corriendo.
    • Entre 3,30 y 4 h: 1 minuto caminando por cada 1600 metros corriendo.
    • Entre 3,22 y 3, 29 h: 30 segundos caminando por cada 1600 metros corriendo.
    • Entre 3,16 y 3,21 h: 20 segundos caminando por cada 1600 metros corriendo.
    • Entre 3,08 y 3,15 h: 15 segundos por cada 1600 metros corriendo.
    • Entre 2,50 y 3,07 h: 10 segundos por cada 1600 metros corriendo.

    Beneficios del método Galloway

    • Se distribuye el trabajo de los músculos durante todo el entrenamiento evitando fatiga prematura y aprovechando al máximo el rendimiento pleno de cada grupo de músculos.
    • Produce un menor grado de estrés ya que las partes en las que caminamos el cuerpo se va recuperando y, al encontrarnos con fuerzas y sin desgaste, la motivación es mayor y corremos sin estrés.
    • Recuperación más rápida: Con el método Galloway de entrenamiento nos recuperamos más rápido tras la carrera, al no estar sometidos a un ritmo intenso constante, nuestro cuerpo recuperará más pronto su estado inicial.
    • Evitar lesiones: Este es otro de los beneficios de este tipo de entrenamiento, al ir alternado andar con correr estamos dando descanso a nuestras piernas, el impacto provocado no es constante ni está en un nivel alto todo el tiempo por lo que evitaremos las lesiones que provoca este ejercicio de alto impacto.

    Si ya eres runner, notarás la diferencia, sobre todo en cuanto a rendimiento y resistencia; si te estás iniciando en este mundo empezarás desde cero con la técnica más recomendada por los runners experimentados. Quizá te pueda interesar nuestro artículo sobre cómo elegir las zapatillas de running adecuadas y si eres principiante no te pierdas echar un vistazo a estos 10 mitos sobre el running que debes conocer antes de empezar.