Cuidar los pies al correr: Consejos para runners

No te pierdas todos nuestros consejos para que tus pies se mantengas bien cuidados tras salir a correr.

por , il

    Cuidar los pies al correr: Consejos para runners

    El hecho de que seas una runner apasionada no tiene por qué significar que tengas los temidos pies de corredora. Ya sabes, rozaduras, ampollas, papilomas o uñas deformadas que quizás te estén ocasionando problemas estéticos y de salud. Si entrenas corriendo es importante que aprendas a cuidarte los pies para mantenerlos siempre en el mejor estado. No te pierdas todos estos consejos para runners.

    Cómo cuidarte los pies si eres runner

    Te ofrecemos los mejores consejos para cuidar tus pies si eres una runner apasionada.

    Una correcta higiene para runners

    Antes de pasar al lado estético del asunto, lo más importante que debes tener en cuenta es la higiene. Lavarse y secarse bien los pies antes y después de cada entrenamiento, cambiarse de calcetines cada vez que terminas de correr y mantener tus zapatillas secas y ventiladas es importantísimo para que tus pies se mantengan en buen estado y no se expongan a situaciones de exceso de humedad que pueden derivar en problemas de hongos y bacterias.

    Si tienes un problema grave de sudoración en los pies, puedes ayudarte con algún producto desodorante de pies que te ayudará a mantener un estado óptimo del ph de la piel ante el sudor intenso.

    Crema desodorante de pies
    FOTO | Crema desodorante para pies Endocil con activos antibacterianos

    Además, cuando termines de correr, debes dejar ventilando tus zapatillas con un poco de talco o bicarbonato de sodio para que absorba el exceso de humedad.

    Por supuesto, es importante que tu calzado sea el adecuado para correr, realizado con un tejido transpirable que permita mantener una temperatura adecuada mientras corras. Si quieres más información, lee Calzado running: Cómo elegir las zapatillas de correr

    Pedicura para runners

    Además de los cuidados básicos de higiene, deberás mantener un cuidado estético quizás un poco más exhaustivo de lo habitual. Te contamos cómo:

    1. Mantén siempre tus pies hidratados: Después de la ducha y de tus lavados de pies, aplica una crema hidratante de rápida absorción, para proteger la piel de los pies de los impactos que sufre con cada zancada y el roce de la zapatilla.

    Crema para pies Xérial 30 SVR
    FOTO | Crema para pies Xérial 30 SVR

    2. Talones secos: Si tienes los talones muy resecos, lo ideal es que les aportes un extra de hidratación, con alguna crema concentrada con ingredientes ultra-hidratantes, como el ácido úrico o la manteca de karité.

    Crema de pies ultra hidratante Neutrógena
    FOTO | Crema de pies ultra hidratante Neutrógena

    3. Cuidado con las durezas: es importante exfoliar tus pies con productos adecuados y con una lima de durezas, pero tampoco lo hagas en exceso, porque en el caso de los corredores, la zona de la planta del pies funciona como una almohadilla natural contra-impactos.

    Lima Recargable Wet & Dry Velvet Smooth Dr. Scholl
    FOTO | Lima de durezas eléctrica Wet & Dry Velvet Smooth Dr. Scholl

    4. No cortes en exceso las uñas, límalas: si cortas en exceso las uñas puedes provocar inflamación en los dedos y las dolorosas uñas encarnadas. Lo ideal es que cuando crezcan las vayas limando para que estén cortas pero no demasiado.

    Lima de uñas para pies
    FOTO | Lima electrónica de uñas Velvet Smooth Dr. Scholl para pies y manos.

    5. Aplica un tratamiento antfúngico específico para prevenir hongos, ya que si corres tus pies se mantienen más tiempo húmedos de lo habitual. Los encuentras en tiendas de cosmética especializada o en farmacias.

    6. Mima tus pies: de vez en cuando mima tus pies con un baño de sales o una mascarilla refrescante y revitalizante para pies.

    Mascarilla para pies Volcano de Lush
    FOTO | Mascarilla Volcano revitalizante para pies de Lush

    También te puede interesar: Salir a correr: consejos para principiantes y Entrenar sin ropa interior: Consejos para evitar problemas