Desayuno proteico para adelgazar: Claves saludables

Apuesta por un desayuno proteico para adelgazar de forma saludable. Te contamos todas las claves para hacerlo.

por , il

    Desayuno proteico para adelgazar: Claves saludables

    Cuidar nuestra figura y evitar el aumento de peso empieza por el desayuno, la comida más importante del día y de la que obtenemos la energía necesaria para tener un día completo. Apostar por un desayuno proteico nos ayudará a adelgazar y mantener a raya esos kilos de más. Si quieres evitar ganar peso, empieza por cuidar la alimentación del desayuno, una comida que nunca debemos saltarnos.

    Por qué desayunar proteínas

    por que desayunar proteinas

    La alimentación juega un papel fundamental a la hora tanto de mantener nuestra figura como de perder peso. Debido a que el desayuno es una de las comidas más importantes del día, apostar por un desayuno proteico es la mejor opción para bajar de peso. Y es que las proteínas son uno de los tres grandes grupos de alimentos a los que no debemos renunciar en una dieta sana y equilibrada.

    ¿Por qué son tan importantes las proteínas?

    Las proteínas se convierten en aminoácidos y, en concreto, las proteínas vegetales nos aportan magnesio y selenio, un potente antioxidante. Además no contienen colesterol y son fáciles de digerir. Algunas fuentes de proteínas vegetales saludables son las nueces, semillas, legumbres, algunos cereales integrales como la avena, un producto ideal para adelgazar y el aguacate.

    En cuanto a las proteínas animales que también son ricas en aminoácidos, son los huevos y los pescados azules los más saludables y recomendables. Si consumes huevos, lo ideal es que sean huevos de rancho, ecológicos o libres de hormonas, para que puedas aprovechar todas las propiedades benéficas y nutricionales de los huevos. Los pescados azules cuentan con alto contenido en omega 3, por lo que también son alimentos proteicos muy saludables y recomendados.

    ¿Por qué es bueno comer proteínas en el desayuno?

    En primer lugar, la proteína es la principal fuente energía que necesitamos para ponernos en marcha al levantarnos. Si queremos perder algunos kilos de más, saltarnos el desayuno no es lo más recomendable, ya que solo conseguiremos aumentar nuestros niveles de azúcar y, por tanto, el apetito.

    Ideas de desayunos proteicos

    ideas desayunos proteicos

    Según han constatado diferentes investigaciones, los alimentos proteicos aportan una sensación de estar saciado, al tiempo que ofrecen más beneficios saludables que si optamos por un desayuno rico en alimentos con carbohidratos. Te ofrecemos diferentes alternativas de desayunos proteicos completos y muy saludables:

    • Una taza de leche de almendras con avena, nueces y pasas o arándanos (un poderoso antioxidante) y una pieza de fruta (naranja, por ejemplo).
    • Huevos revueltos con espinacas y tomate, un aguacate y un zumo de frutas.
    • Una rebanada de pan con aguacate untado, nueces y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Puedes tomar un vaso de leche de almendras sin azúcar para acompañar.
    • Una torta de arroz con aguacate y un huevo a la plancha, más un smothie de frutas con chía.
    • Cualquier desayuno con pescado es también proteico y saludable. Por ejemplo, una tostada de maíz con rodajas de salmón ahumado y vegetales es una opción deliciosa para el desayuno.

    Desayunos proteicos: Consejos

    consejos desayunos proteicos

    No solo es importante cuidar los alimentos del desayuno. En la pirámide alimenticia hay otros alimentos proteicos magros como el pollo, el pescado blanco o los lácteos desnatados.

    Además, otro consejo a tener en cuenta, es que el desayuno debe estar compensado con un almuerzo ligero (fruta, por ejemplo, las cuales nos aportan además hidratos de carbono, agua y vitaminas).

    Y si eres de las que siempre van con prisas por la mañana, planifica tus desayunos y reserva, al menos media hora, para sentarte a la mesa y disfrutar de la primera comida del día.

    Si nos saltamos el desayuno, solo conseguiremos llegar a la siguiente comida con más hambre, por lo que todos los esfuerzos que hagamos por perder peso y mantener la figura serán en vano.