Navidad 2016

Dieta adolescentes: Consejos para dar el estirón de forma sana

Dieta adolescentes: Consejos para dar el estirón de forma sana

Dieta adolescentes: Consejos para dar el estirón de forma sana. La alimentación durante la etapa de la adolescencia juega un papel esencial, de ahí la importancia de promover una serie de hábitos saludables y de evitar algunos errores que pueden ser la puerta de entrada a actitudes poco aconsejables hacia la comida.

    dieta adolescentes

    Dieta adolescentes: Consejos para dar el estirón de forma sana. La alimentación durante la adolescencia debe aportar la cantidad adecuada de energía, macronutrientes y micronutrientes. Una dieta sana, variada, equilibrada y que, en el caso de las mujeres, es aconsejable que tenga un menor aporte calórico. El motivo reside en los cambios en la composición corporal que se producen durante esta etapa y que no son iguales en hombres y mujeres, ya que ellos, por ejemplo, tienen menor cantidad de tejido no graso.


    Durante la adolescencia –la cual entraña desde cambios físicos a emocionales- la alimentación juega un papel esencial. De hecho, la actitud hacia la comida está detrás de los problemas nutricionales que más afectan a los jóvenes. Trastornos del comportamiento alimentario, con la anorexia y la bulimia como los más frecuentes y conocidos, que incluyen desde dejar de comer a hacerlo de manera inadecuada. Promover y adoptar desde edades tempranas unos hábitos alimentarios adecuados es la mejor herramienta de prevención y el mejor aliado para crecer, o dar el estirón, de manera saludable.

    Una dieta sana en esta etapa es la que nos aporta las vitaminas y minerales esenciales, especialmente calcio (factor esencial en el correcto crecimiento de los huesos), hierro (glóbulos rojos y desarrollo muscular) y cinc (desarrollo de la masa ósea y muscular). Según los especialistas, la ingesta de calcio diaria de un adolescente debe ser de 1.200 mg. La principal fuente de calcio recomendada durante la adolescencia es la leche y sus derivados. Por su parte, entre las fuentes de hierro, la carne roja, de igual manera que no debe faltar el pescado, las legumbres, los huevos, los frutos secos y los cereales en una dieta sana y variada.

    Durante la adolescencia, uno de los excesos o errores más comunes a la hora de alimentarse es abusar del picoteo de los snacks (patatas fritas, dulces) y otros alimentos –comida rápida o precocinados- que resultan menos saludables y nutritivos.

    Y junto a ellos, las bebidas refrescantes, las cuales hay que evitar que terminen sustituyendo a otras bebidas como la leche, ya que se reduciría la ingesta de calcio y otros nutrientes esenciales.

    Saltarse los horarios de las comidas, sobre todo el desayuno, es otro de los hábitos que hay que evitar. El desayuno, a cualquier edad, es la comida más importante del día, la que nos aporta la energía necesaria para afrontar la jornada que tenemos por delante (de hecho, debe aportar el 25% del total de calorías que necesitamos al día). Un buen desayuno es sinónimo de vitaminas y minerales. Si no desayunamos correctamente, será más fácil caer en la tentación de los bocadillos y productos de bollería a media mañana, productos que, en definitiva, son más ricos en calorías, azúcares refinados y grasas saturadas. Productos que es aconsejable sustituir por frutas o por pan con queso.


    Preferir determinados alimentos y rechazar otros es una conducta habitual de muchos adolescentes. Conducta que, según los expertos en nutrición, responde sencillamente a los hábitos adquiridos desde la infancia. Así, suele darse una preferencia por los dulces, en detrimento de otros alimentos no solo más saludables sino esenciales, como la fruta, la verdura y las legumbres.

    Los adolescentes deben hacer al menos cuatro comidas al día –la quinta sería a media mañana-. Después del desayuno, en el almuerzo es aconsejable incluir pasta, verdura o legumbres, junto con carne o pescado, pan y fruta. Para la merienda, bocadillos saludables acompañados de una pieza de fruta. En la cena, verduras o pasta (en función del almuerzo), huevos o pescado, pan y frutas.

    841

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares