Navidad 2016

Dieta desintoxicante para después de Semana Santa

Dieta desintoxicante para después de Semana Santa

Seguro que estas vacaciones de Semana Santa tienes más de un compromiso, cenas, comidas... Pero ya sabes, en cuanto se acaben ponte las pilas con esta dieta desintoxicante

    Dieta desintoxicante para después de Semana Santa

    La mayoría cometemos algún que otro exceso cuando llegan fechas señaladas o cuando nos tomamos unos días de descanso. Pero no hay por qué dejar de disfrutar en la mesa, basta con seguir unas pautas, saber compensar y poner en práctica esta dieta desintoxicante después de Semana Santa.

    ¿Quién es capaz de resistirse a las tentaciones gastronómicas de Semana Santa? Y no solo los platos tradicionales de cuchara, también los postres, desde las típicas torrijas a las deliciosas hojuelas con miel. Darse un capricho es hasta bueno, pero hay que controlar los excesos, porque nos pueden hacer ganar kilos sin darnos cuenta, sobre todo en las zonas más rebeldes. Si durante las vacaciones o días de descanso de Semana Santa cometes algún exceso, o tienes prevista alguna comida especial, toma nota de esta dieta desintoxicante para después de Semana Santa con la que compensarás y recuperarás figura enseguida.

    Si tenemos prevista una comida o cena festiva, conviene poner en práctica algunos consejos básicos y que nos permitirán compensar sin necesidad de comer menos ni saltarnos ninguna comida. Si la comida es copiosa, toma una buena ración de verdura, puré o sopa o ensalada en la cena.

    De postre, un yogur o una pieza de fruta. Y acaba con una infusión digestiva (boldo, melisa…). Si el exceso lo cometemos en la cena, en la comida siguiente apuesta por un plato único. Puedes tomar un caldo vegetal con pollo y un yogur; o una ensalada con queso fresco y atún natural y dos rodajas de piña como postre. Un ejemplo: una ensalada de canónigos, mousse de lenguado y un sorbete de mandarinas solo tiene 480 kilocalorías.

    Para hacer bien una dieta desintoxicante, bebe más líquido, unos 2 litros al día; no comas en exceso y apuesta por los alimentos frescos y cocinados de la forma más sencilla posible.

    Lunes
    Desayuno: Infusión (manzanilla, té verde, diente de león…), un tazón de copos de avena con nueces y yogur desnatado; 1 kiwi.
    A media mañana: Zumo de piña, apio y naranja.
    Comida: Ensalada de escarola con rabanitos; dorada al horno con puerros y patata; zumo de manzana y pera.
    Merienda: Infusión de té verde y una pieza de fruta.
    Cena: Espinacas salteadas con uvas pasas y piñones; lenguado a la plancha con ensalada de rúcula, tomate y zumo de limón; mandarinas.

    Martes
    Desayuno: Infusión (manzanilla, diente de león, té verde…), tostada de pan integral con tomate, queso fresco y un chorrito de aceite de oliva virgen.
    A media mañana: Zumo de zanahoria, acelgas y limón.
    Comida: Sopa de verduras con alubias blancas y perejil; conejo asado con aros de cebolla y pimientos verdes; yogur desnatado.
    Merienda: Infusión y una pieza de fruta.
    Cena: Brócoli con vinagreta de limón; hamburguesa de pavo a la plancha con espárragos; yogur desnatado.

    Miércoles
    Desayuno: Infusión (manzanilla, té verde, diente de león…), un tazón de copos de avena, nueces y un yogur desnatado; una manzana.
    A media mañana: Zumo de naranja, apio y piña.
    Comida: Ensalada verde con arroz integral y vinagreta; salmón en papillote con alcachofas; brocheta de piña y pera.
    Merienda: Infusión y una pieza de fruta.

    Cena: Crema de guisantes con cebolla; tostada integral con revuelto de espinacas; yogur desnatado con kiwi.

    Jueves
    Desayuno: Infusión (manzanilla, diente de león, té verde…), tostada de pan integral con tomate, queso fresco y un chorrito de aceite de oliva.
    A media mañana: Yogur desnatado con un puñado de almendras.
    Comida: Crema de lentejas con cebolla, hinojo y caldo vegetal; brocheta de pollo y papaya a la plancha; batido de mango con yogur desnatado.
    Merienda: Una infusión y una pieza de fruta.
    Cena: Crema de zanahoria; pescadilla en papillote con alcachofas; manzana asada.

    Viernes
    Desayuno: Infusión (manzanilla, diente de león, té verde…), un tazón de copos de avena, nueces y un yogur desnatado; un kiwi.
    A media mañana: Zumo de pera y manzana.
    Comida: Ensalada de escarola, lechuga y mango; muslitos de pollo con uvas pasas y cuscús integral; batido de frutos rojos con yogur desnatado.
    Merienda: Una infusión y una pieza de fruta.
    Cena: Coles de Bruselas con salsa de tomate y orégano; pulso a la gallega con pimentón; mandarinas.

    Sábado
    Desayuno: Infusión (diente de león, té verde, manzanilla…), tostada de pan integral con queso fresco y una loncha de jamón york o pavo; 1 kiwi.
    A media mañana: Una infusión y una pieza de fruta.
    Comida: Sopa de calabaza, judías verdes y alubias; conejo guisado con puerros y champiñones; crema de mango con yogur desnatado.
    Merienda: Zumo de manzana y kiwi.
    Cena: Consomé vegetal; lenguado con alcachofas y guisantes; compota de manzana.

    Domingo
    Desayuno: Infusión (manzanilla, diente de león, té verde…), tazón de copos de avena con nueces; 1 manzana.
    A media mañana: un zumo de naranja, piña y apio.
    Comida: Timbal de calabacín, patata, pimiento y orégano; filete de caballa asada con ensalada de canónigos, papaya y uvas pasas; zumo de piña.
    Merienda: Una brocheta de frutas de temporada.
    Cena: Sopa de pescado con verduras y fideos; tortilla de ajos tiernos y espárragos trigueros; yogur desnatado.

    992

    ESCRITO POR PUBLICADO EN DietasSemana Santa 2016Consejos Dietas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares