Dieta Flexitariana: 5 ventajas que nos hacen adorarla

¿Conoces la dieta flexitariana? Aquí tienes solo algunas de sus ventajas. Cuando las leas te pasarás a este tipo de alimentación.

por , il

    Dieta Flexitariana: 5 ventajas que nos hacen adorarla

    El posible que todavía no hayas oído hablar de la dieta flexitariana pero existe con este nombre desde 1992 e incluso es probable que la hayas estado siguiendo todo este tipo sin ser consciente de ello. El flexitarianismo es un tipo de vegetarianismo flexible. Es decir, aquellas que personas cuya dieta se compone, más o menos, de un 80% de alimentos vegetales y un 20 % de alimentos de origen animal. Como ya te estarás imaginando este tipo de dieta tiene muchas ventajas. Sigue leyendo para conocerlas.

    También te puede interesar: Vegano y vegetariano: ¿Cuál es la diferencia? y 10 alimentos sustitutos de la carne para vegetarianos.

    Es muy sana

    Basar tu alimentación principalmente en frutas, verduras y hortalizas con una ingesta reducida de carne y pescado es muy saludable. Sobre todo si comparas este tipo de alimentación con otras dietas de carácter restrictivo como el veganismo. Y es que ayuda a mantener los niveles adecuados de tensión arterial y de colesterol.

    Es más sostenible

    Una de las razones morales para hacerse vegetariano son las pésimas condiciones en las que viven los animales en la industria alimenticia. El flexitarianismo promueve un consumo responsable de los recursos y además prima los de origen biológico o ecológico. Por ejemplo, los huevos de gallinas criadas en libertad frente a las que viven estabuladas y jamás abandonan su habitáculo.

    No provoca carencias

    Los vegetarianos deben tomar suplementos alimenticios para hacer frente a las carencias de calcio y vitamina D y vitamina B12 que puede provocar su dieta, que además hace más probable que padezcan anemia. Al ingerir pequeñas porciones de carne, todas esas deficiencias y los peligros para la salud que pueden entrañar están cubiertas.

    Puedes comer fuera sin volverte loco

    Cuando eres vegetariano y alguien te invita a comer a su casa o tienes que ir a un restaurante con un gran grupo de gente es inevitable que acabes llamando la atención. La gente te mira de forma extraña y te ves obligado a dar un montón de explicaciones a todo el mundo. En cambio, si eres flexitariano no tendrás ningún problema y podrás comer lo que más te apetezca.

    Se adapta a tus necesidades

    Cada persona debería llevar un tipo de dieta personalizado a sus necesidades y este tipo de dieta te permite adaptarla (dentro de unos límites claro). En general, cualquier plato puede ser válido para un flexitariano, siempre y cuando cumpla de manera aproximada con las proporciones del principio (80- 20), es decir, que la carne o el pescado sean la parte menos importante del plato y no el ingrediente protagonista.