Navidad 2016

Dieta mood food: Cuida tu bienestar físico y emocional

Dieta mood food: Cuida tu bienestar físico y emocional

Dieta mood food: Cuida tu bienestar físico y emocional. Somos lo que comemos, y eso influye además en nuestro equilibrio emocional. El buen humor no solo favorece la creatividad y la capacidad aprendizaje, sino que mantiene alejada la depresión o el estrés. ¿Sabías que la alimentación te ayuda a tenerlo?

    Dieta mood food: Cuida tu bienestar físico y emocional

    Dieta mood food, la dieta de la felicidad, la aliada perfecta que cuida tu bienestar físico y emocional y mantiene alejados el estrés, la tristeza y el decaimiento. Una dieta que se basa en la influencia de determinados alimentos en el estado de ánimo, sin perder su variedad y equilibrio. En otras palabras, una dieta sana y que nos reportará optimismo y buen humor desde el plato. El bienestar emocional no solo favorece nuestra capacidad de pensar, sino que estimula el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico y facilita la respuesta del organismo frente a los problemas de salud.


    ¿Sabías que el queso curado puede alterarnos o que las espinacas tienen efectos relajantes? Comer bien es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo y para el mantenimiento de nuestra salud física y emocional. Sin embargo, no siempre le prestamos la debida atención a nuestro estado de ánimo. La solución, la dieta mood food, una dieta que se basa en los nutrientes que alimentan nuestro cerebro. Y es que los alimentos influyen en nuestro estado de ánimo y pueden hacernos más vulnerables a los desequilibrios emocionales (tristeza, estrés, depresión…). ¿Dónde podemos encontrar estos nutrientes?, ¿qué alimentos son esenciales en la pirámide de la dieta mood food o la dieta de la felicidad?


    ¿Cómo afecta lo que comemos a nuestro estado de ánimo? Un estudio realizado por las universidades de Navarra y Gran Canaria constató que comer mal nos predispone a padecer depresión. La clave está en los neurotransmisores (sustancias excitantes o inhibidoras), los cuales están directamente vinculados con los impulsos nerviosos cerebrales, es decir, la manera en que la mente organiza las funciones del organismo, procesa la información o genera sensaciones (bienestar, tristeza, alegría…). Los nutrientes, principios activos, vitaminas y minerales de los alimentos influyen en que actúen unos u otros neurotransmisores.

    Las endorfinas, dopamina y noradrenalina son neurotransmisores positivos. Las endorfinas, por ejemplo, regulan los estados de ánimo, el apetito, la saciedad o la respuesta al dolor y al estrés. La dopamina, por su parte, es una hormona que actúa como neurotransmisor y que se sintetiza con la tiroxina, un aminoácido que podemos encontrar en el yodo, el marisco, las fresas o el salvado de avena. Se asocia con la confianza, tranquilidad y el humor. Por último, la noradrenalina se sintetiza en la médula adrenal. El chocolate, las espinacas o la piña son ricos en ella.

    Ayuda a alejar la depresión.

    Por su parte, las catecolaminas son neurotransmisores negativos y son las responsables del estado de alerta y de la tensión. En este caso, conviene vigilar el consumo de alcohol, bebidas excitantes o con cafeína, las carnes rojas y los quesos curados.


    En la despensa vamos a encontrar un buen número de alimentos aliados para proteger nuestro equilibrio emocional:

    • Arroz integral: Ideal para el sobreesfuerzo mental o físico, aporta vitamina B6.
    • Tomate: El tomate aporta fenilalanina, mejora el ánimo, reduce el dolor y ralentiza la descomposición de las endorfinas.
    • Brécol: Rico en magnesio y triptófano, es calmante y antidepresivo. Ayuda al funcionamiento del sistema nervioso.
    • Sepia: Antidepresivo natural (por su contenido en magnesio), favorece además la transmisión de los impulsos nerviosos gracias a su contenido en vitamina B12.
    • Espinacas: Ricas en triptófano, vitaminas B3 y B6 y ácido fólico, las espinacas ayudan a calmar el estrés.
    • Marisco: Magnesio, vitaminas. Reduce la irritabilidad, evita el desánimo y frena el cansancio.
    • Fresas: Ricas en vitamina C, fibra y ácido fólico, son sinónimo de vitalidad y buen humor.
    • Jamón: Rico en proteínas de alto valor biológico y zinc, facilita la agilidad mental y el funcionamiento cerebral.
    • Vino: Actúa sobre varios neurotransmisores y disuelve las tensiones emocionales.
    • Dátiles: Ricos en vitamina B3, son revitalizantes y previenen la depresión.

    865

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasPrincipios NutritivosAlimentación Equilibradaalimentación sanaBeneficios alimentosConsejos Dietas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares