Dieta nutracéutica: cómo mantenerse en forma con las emociones

Las emociones influyen en la salud y en el peso. Por eso, cuidar el aspecto emocional es tan importante como el físico. Sigue la dieta nutracéutica para estar en forma.

por , il

    La dieta nutracéutica es la última tendencia para mantenerse en forma y mejorar el bienestar a través de la alimentación. El secreto de esta dieta está en las emociones y en la capacidad de mantener el equilibrio tanto en el plano físico como mental. Cuando se trata de adelgazar, generalmente recurrimos a las dietas que controlan las calorías. Sin embargo, no todo se resume en contar calorías, por es la dieta nutracéutica apuesta por controlar lo que se come atendiendo no solo el cuerpo, sino también la mente, a la cual debemos alimentar de manera adecuada.

    1. Qué es la dieta nutracéutica

    El nuevo término nutracéutica es la suma de dos: nutrición y farmacéutico. Nomenclatura para definir a una disciplina que se basa en el estudio de los principios activos que se encuentran en los alimentos y que pueden tener un impacto positivo en la salud. En pocas palabras, comer para cuidarse.

    2. Cómo funciona

    Se basa en la elección de alimentos ricos en nutrientes que aportan beneficios al cuerpo y a la mente. Una dieta que persigue saber qué comemos y cuáles son las consecuencias que puede tener uno u otro nutriente para nuestra salud, aprovechando los más beneficiosos.

    3. Alimentos terapéuticos

    Los defensores de esta dieta mantienen que los alimentos pueden ejercer efectos terapéuticos sobre el organismo. Una dieta pensada para cuidar el peso, evitando problemas como la obesidad o el sobrepeso, y también para mantener el equilibrio emocional.

    4. Qué comer

    Apuesta por los alimentos y sustancias de origen vegetal que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y degenerativas, fortalecen el sistema inmunológico y regulan el intestino. Fibra, proteínas de soja, esteroles vegetales y polifenoles, presentes sobre todo en las frutas y verduras.

    5. Cómo alimentar la mente

    Las emociones reprimidas pueden provocar trastornos psíquicos y físicos. Es lo que se conoce como somatización de los síntomas. Si las emociones no encuentran expresión a nivel psíquico, el cuerpo las descargará a nivel físico, aumentando el riesgo de padecer enfermedades degenerativas.