Navidad 2016

Dieta para deportistas: Suple con salud el desgaste físico

Dieta para deportistas: Suple con salud el desgaste físico

Dieta para deportistas: Suple con salud el desgaste físico. La práctica de ejercicio físico nos reporta interesantes beneficios que debemos acompañar de una dieta saludable, nutritivo y especialmente pensada para suplir el desgaste físico. No se trata de comer más, sino de comer mejor.

por en Dieta Equilibrada, Dietas, Grupos Alimenticios, Necesidad Energética, Alimentación Equilibrada, Consejos Dietas, En Forma
Última actualización:

    dieta y deporte

    Dieta para deportistas: Suple con salud el desgaste físico. Practicar deporte supone un gasto energético, por lo que es importante cuidar de manera especial la alimentación y la hidratación. Dos premisas esenciales, tal y como aconsejan desde la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, para garantizar un buen estado nutricional, lo que repercutirá en un buen estado físico y mental. No se trata de comer más, sino de comer mejor.


    Un equilibrio entre alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, pasta, arroz) y proteínas (carnes, huevos, pescados, lácteos desnatados), un aumento del consumo de frutas y verduras y una menor ingesta de grasas (embutidos, bollería…) son premisas esenciales de una dieta saludable, nutritiva y especialmente pensada para los más deportistas. El gasto enérgico de la práctica de actividad física, o incluso el tener un trabajo que implica mucho desgaste físico, debe ser suplido con una dieta adecuada. De hecho, los beneficios que nos reporta la actividad física pueden verse malogrados por culpa de una alimentación poco equilibrada o por una incorrecta hidratación.

    Si se prevé realizar un esfuerzo físico intenso, es aconsejable iniciar la jornada con un desayuno completo a base de frutas, leche desnatada, una rebanada de pan con aceite de oliva o tostadas con mermelada y, a medida mañana, tomar un puñado de frutos secos. Por su parte, a la hora de la comida se aconseja incluir una ensalada variada, un plato de pasta o de arroz y carne o pescado de segundo plato. De postre, una pieza de fruta o yogur. A la hora de la cena, verdura variada, pescado o huevo, y de postre, yogur o fruta.

    Si la actividad física se prolonga durante más de 40 minutos, puede ser aconsejable tomar una barrita de cereales o similar antes de empezar o al finalizar. Es bueno comer algo unas dos horas antes de empezar los ejercicios o la actividad física.



    La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad recomienda realizar entre cuatro o cinco comidas al día. De esta manera, se reparte mejor el aporte energético así como de nutrientes a nuestro organismo. Llevar un ritmo de comidas evitará, entre otros, picar entre horas y llegar a la siguiente comida con más sensación de hambre. Esto puede elevar la ansiedad y hacernos comer más de lo que en realidad necesitamos.


    Los especialistas no recomiendan practicar ejercicio a primera hora con el estómago vacío, es decir, en ayunas. De hecho, puede elevar los riesgos de padecer hipoglucemia. Si vamos a practicar deporte por la mañana, o una actividad física que exige un importante desgaste, es bueno tomar un desayuno rico en hidratos de carbono (evitan la fatiga y mejoran el rendimiento). De hecho, el desayuno, tanto si eres deportista como no, es la comida más importante del día, de la que debemos obtener al menos el 25% del aporte de calorías que vamos a necesitar para afrontar la jornada. Prestar atención a tu dieta es aprender a cuidarse, la mejor inversión para garantizar nuestra salud física y mental.

    687

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasGrupos AlimenticiosNecesidad EnergéticaAlimentación EquilibradaConsejos DietasEn Forma

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares