Dieta para prevenir las migrañas: ¡Revisa tu alimentación!

Dieta para prevenir las migrañas: ¡Revisa su alimentación! Lo que comemos, nuestros hábitos de alimentación, juegan un papel fundamental en la prevención de un trastorno de salud, las migrañas, que afecta sobre todo a las mujeres y que puede condicionar nuestra calidad de vida. Revisar nuestra dieta y reducir el consumo de algunos alimentos puede ayudar a aliviar y a prevenir las crisis de cefaleas.

  • Comenta
dieta migrañas

Dieta para prevenir las migrañas: ¡Revisa tu alimentación! Se calcula que aproximadamente tres cuartas partes de los que padecen migrañas son mujeres, un trastorno que puede condicionar nuestra calidad de vida y que tiene en la alimentación uno de los factores desencadenantes. Es la denominada histaminosis alimentaria o la deficiencia para metabolizar correctamente la histamina, una sustancia presente en mayor o menor medida en todos los alimentos. ¿Cuáles son los alimentos que debemos evitar si padecemos migrañas y cuáles no?

Las mujeres somos más propensas a padecer migrañas, crisis que se pueden ver agravadas por diferentes factores, con el estrés y la ansiedad entre los más frecuentes, pero también por los hábitos de alimentación. Los expertos en nutrición y en medicina neurológica coinciden en la importancia de la relación entre alimentación y migrañas, y en que una dieta preventiva ayuda a reducir tanto la frecuencia como la intensidad de los dolores de cabeza y otros síntomas propios de un trastorno que afecta más a las mujeres que a los hombres, en una proporción de tres a uno. De hecho, muchos de los que sufren migrañas aseguran que los síntomas se agravan después de comer chocolate o queso, o después de tomar una copa de vino.

La respuesta a la relación entre dieta y migrañas podría estar en la sustancia denominada histamina, presente en todos los alimentos, pero que no todos metabolizamos de la misma manera. Proceso de metabolización en el que juega un papel importante la enzima denominada Diamino Oxidasa (DAO). El déficit de esta enzima bloquea y dificulta la metabolización de la histamina (histaminosis alimentaria) y ello provoca las cefaleas. Algunos fármacos además también pueden bloquear la acción de esta enzima.

Un estudio pionero, liderado por la Asociación Española de Pacientes con Cefalea, la Fundación Migraña y el laboratorio Healthcare, ya constató el papel que juega la histamina en los riesgos de padecer migrañas. Así, más del 95% de los pacientes que sufren cefaleas tienen unos reducidos niveles de la enzima responsable de metabolizar la histamina. Niveles que también podrían tener algo que decir en el caso de otros trastornos como la piel atópica o los problemas de colon irritable.

Relación entre dieta y migrañas que va más allá a través de las intolerancias alimentarias y que también pueden provocar migrañas, como una respuesta de nuestro organismo ante un determinado alimento o componente que reconoce como tóxico. El consumo excesivo de sal no solo provoca hipertensión, también abre la puerta a los síntomas de la migraña.

¿Qué alimentos, por tanto, debemos evitar si padecemos migrañas por su alto contenido en histamina?

  • Las conservas o los alimentos que requieren un proceso de maduración (conservas de pescados, embutidos, quesos curados) suelen tener un alto contenido de histamina, entre otras sustancias.
  • La carne conservada durante más de 48 horas, los pescados y carnes ahumadas el marisco también contienen elevados niveles de histamina.
  • El chocolate, un capricho para otras cuestiones de salud pero que si padecemos migrañas debemos evitar.
  • Bebidas fermentadas (cerveza y vino tinto) y bebidas alcohólicas.
  • Algunas frutas, como el plátano demasiado maduro, y algunas verduras como las espinacas y las berenjenas.
  • No conviene abusar tampoco de la cafeína ni de los productos de pastelería.

Por su parte, hay otros alimentos que pueden ayudar a aliviar los dolores de cabeza, como las frutas ricas en vitamina C (kiwi, cítricos), al actuar como un analgésico natural. A esta lista se pueden sumar los cereales, la leche y los derivados (alimentos lácteos bajos en grasas), la soja, la harina y el arroz integral, frutos secos como las nueces o las almendras, y pescado fresco (pescado azul, rico en ácidos grasos Omega 3).

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

domingo 08/01/2012 escrito por Isabel en , ,

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba