Navidad 2016

Dieta sana: 10 ideas para no engordar comiendo bien

Dieta sana: 10 ideas para no engordar comiendo bien

Dieta sana: 10 ideas para no engordar comiendo bien. Comer de todo, con moderación, es la mejor manera de conseguir llevar una dieta sana, variada y equilibrada y, al mismo tiempo, no engordar ni un solo gramo. Somos lo que comemos y cómo lo comemos. En diez claves te contamos como comer bien sin engordar.

por en Dieta Equilibrada, Dietas, Necesidad Energética, Peso Ideal, Adelgazar comiendo, alimentación sana, Consejos Dietas, Peso
Última actualización:

    comer y no engordar

    Mejor que adelgazar es no engordar, y eso lo podemos lograr controlando lo que comemos. 10 ideas para no engordar comiendo bien. Para ello, la premisa es seguir una dieta sana, equilibrada en nutrientes y variada. Mantener nuestro peso no significa que tengamos que hacer constantemente sacrificios o renunciar a lo que más nos gusta. Se trata, simplemente, de comer con moderación y de adoptar un cambio de actitud más saludable ante la comida, porque somos lo que comemos y como lo comemos. Tomamos nota de diez consejos para disfrutar comiendo sin engordar un gramo.


    El peso ideal es el resultado de comer con moderación calcular las raciones- y proporcional al gasto energético. Si tomamos más calorías de las que necesitamos o gastamos, sin duda engordaremos. En pocas palabras, somos lo que comemos y cómo lo comemos. Comer de todo, disfrutando de la comida y de los alimentos sanos, y no engordar no solo es posible, sino que es la mejor recomendación para cuidar nuestra figura y nuestra salud.


    • Come comida: Los alimentos procesados y envasados, evitarlos en la medida de lo posible, apostando por una dieta rica en frutas y verduras, que además son bajas en calorías, ya que tienen más agua. Los vegetales de hojas son más densos (espinacas, endivias, acelgas). Mejor en crudo o al vapor que sofritos. De igual manera, evita los alimentos con azúcares o edulcorantes, todos disparan la insulina, y un nivel elevado de ésta se puede traducir en almacenamiento de grasa.
    • Convierte a la verdura en el primer plato: Para comer más sano, hay que convertir a la verdura en protagonista de los platos, pasando la carne a ocupar el puesto de guarnición.
    • Raciones equilibradas: Una ración para cada cosa. De lo que podemos comer libremente, las frutas y las verduras, sobre todo las de temporada ya que está en su máximo punto nutricional.
    • Cinco comidas al día: Desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Haz 5 comidas al día (incorporando una ración de fruta o verdura en cada una) y no pasarás hambre ni engordarás, ya que mantendremos la insulina constante, evitando que el organismo demande más azúcar de forma urgente).
    • Presta atención a los productos con etiqueta light, desnatados o bajos en grasas.

      Eliminar la grasa no los convierte en productos adelgazantes, ya que los hidratos de carbono también pueden engordar y algunos de estos productos compensan la reducción de gasas con un porcentaje mayor de hidratos y azúcares.

    • Comer sano de tupper. Para ello, llénalo de alimentos sanos, con ingredientes que aguanten a temperatura ambiente. El aliño, mejor añadirlo a la hora de comer; y de postre, fruta, yogur, frutos secos o queso.
    • Dale color a tus platos. Cuanto más colorido sea tu plato, más nutritivo y saludable, y sobre todo, más protección aportarás a tu dieta y a tu salud. Alimentos de colores (zanahorias, lechuga, remolacha…) protegen al organismo de patologías crónicas.
    • Alimentos integrales: Apúntate, como la dieta mediterránea, a los alimentos integrales. Conservan más cantidad de nutrientes y fibra que los refinados. Arroz, pasta, cereales y aceites molidos de forma tradicional, ya que así los cereales mantienen más germen, fibra y vitaminas, y los aceites ácidos grasos más favorables.
    • Bacterias buenas: Microorganismos vivos que multiplican las cualidades nutricionales de los alimentos al fermentarlos. El yogur, el kéfir, la salsa de soja, son una buena fuente de vitamina B12 y además mejoran la digestión.
    • Picoteo: ¿Comemos por aburrimiento? Antes de caer en la tentación del picoteo hay que preguntarse si realmente tenemos hambre. Un consejo para acertar con la respuesta. Si no tenemos hambre para comer una manzana, es que no lo necesitamos.

    822

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasNecesidad EnergéticaPeso IdealAdelgazar comiendoalimentación sanaConsejos DietasPeso

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares