Navidad 2016

Dieta y restaurantes: Aprende a compaginarlos

Dieta y restaurantes: Aprende a compaginarlos

Dieta y restaurantes: Aprende a compaginarlos. Te contamos algunas normas que debes seguir para no tener que arrepentirte de haber vuelto a recuperar los kilos perdidos por una simple comida.

por en Adelgazante, Dietas, Consejos Dietas
Última actualización:

    Dieta y restaurantes

    Dieta y restaurantes: Aprende a compaginarlos. Normalmente cualquier mujer adulta suele tener compromisos ineludibles que le obligan a comer fuera, ya sean comidas familiares, de empresa, con amigas o celebraciones más formales como bodas o bautizos, y seguramente esos eventos, si se pone a dieta, se multiplican por dos. No es necesario que te quedes en casa comiendo una simple ensalada, y te pierdas las mejores reuniones por tu dieta, y es que con unos sencillos trucos, podrás ahorrarte muchas calorías de más, sin renunciar a pasar un buen rato con tus seres queridos.

    Durante los meses de primavera, la mayoría de las mujeres suelen comenzar con la operación bikini, para lucir esta prenda de baño mejor que nunca durante sus vacaciones, pero exactamente en esta época, es cuando los bautizos, las comuniones, las bodas o reuniones de este estilo se celebran, por lo que se ven obligadas a abandonar su dieta, recuperando todo lo perdido en pocas horas.

    Pero no es necesario que te quedes encerrada en tu casa para no ganar esos kilos perdidos, y es siguiendo algunas pequeñas normas, al día siguiente no notarás el cambio cuando te subas a la báscula.


    • Pan: El pan es muy necesario para nuestro organismo, y es que se ha convertido en un aliado inesperado en cualquier dieta de adelgazamiento, pero siempre con moderación. No piques de tu trozo de pan antes de que empiecen a traer los platos, y si te apetece un trozo cógelo, pero sin pasarse.
    • Empanados y fritos: Cuando leas la carta del local, fíjate bien en los alimentos que vengan preparados con empanado o con exceso de grasa, y descártalos automáticamente por los que sirvan a la placha o al vapor.
    • Salsas y aliños: Está muy bien que te decantes por una ensalada, pero si ese plato viene repleto de salsa o con exceso de aliño, no conseguirás nada.

      Si tienes posibilidad, pide la ensalada con el aliño aparte, y añádelo a tu gusto.

    • Gratinados: Mientras lees la carta de repente descubres una lasaña de verduras deliciosa, y piensas: “Qué rica y que nutritiva”, pero en realidad, prácticamente todos los gratinados son una bomba de calorías espectacular.
    • Alcohol: No solamente debes tener cuidado con la comida, y es que las bebidas alcohólicas son las que más calorías contienen, así que mejor decántate por el agua.


    • Si al llegar al restaurante sientes que tienes un hambre atroz y que te comerías todo lo que te pusieran, prueba a beberte antes de la comida un vaso de agua a pequeños sorbos. Te llenará el estómago y te aliviará esa sensación, además de contribuir a los 2 litros de agua que debemos beber para mejorar nuestra salud.
    • No es necesario que dejes el plato limpio cuando termines de comer. Olvídate de esa manía de terminártelo todo, y evita comer en exceso si la ración es demasiado grande.

    Ahora ya estás más que preparada para enfrentarte a las tentaciones de los restaurantes, así que anímate, y no te pierdas ningún evento por la dieta.

    696

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AdelgazanteDietasConsejos Dietas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares