Dietas peligrosas para perder peso: Las más perjudiciales

A la hora de perder peso, no vale cualquier dieta, ya que algunas pueden tener efectos negativos. Estas son las dietas peligrosas para adelgazar.

por , il

    Dietas peligrosas para perder peso: Las más perjudiciales

    ¿Cómo no sentirnos atraídas por las dietas que prometen perder varios kilos en tan solo unos días?. Las dietas peligrosas pero que funcionan nos obsesionan porque hay determinadas épocas del año -las vacaciones, inicio de año, un evento especial a la vista- en las que adelgazar rápido se convierte en algo importante. Sin embargo, esperar hasta el último momento para ponerse a dieta no debe llevarnos a poner en riesgo nuestra salud. Para conseguir un físico perfecto no hay que renunciar a la comida, si no revisar nuestra dieta y hacer deporte. Lógicamente, podemos necesitar una ayuda, pero no debemos dejarnos llevar por dietas peligrosas para perder peso que, en realidad, ocultan graves riesgos para la salud. Vamos a ver cuáles son las dietas que pueden ser perjudiciales si es que no las realizas con apoyo de tu médico.

    Dieta de los alimentos crudos

    Aumentar la ingesta de frutas y verduras no es en absoluto perjudicial para la salud, sin embargo hay un aspecto en el que no todos los expertos están de acuerdo. Eliminar de la dieta todos los alimentos cocinados puede, según algunos expertos, tener una doble cara. Es así que la dieta cruda se convierte en una de las dietas peligrosas para perder peso. Es cierto que tomar los alimentos crudos, siempre que sea posible, es la mejor manera de salvaguardar sus nutrientes, pero el proceso de cocinado también ayuda a matar las bacterias Es ahí donde reside el peligro de esta dieta rápida para adelgazar.

    La dieta Atkins

    La famosa dieta Atkins es muy tentadora porque permite comer grasas. Además, puede parecer una dieta perfecta para aquellos que no son muy amantes de las verduras porque simplemente, las elimina. Sin embargo, además de producir problemas como mal aliento, estreñimiento, colesterol… puede provocar también probemas muy serios como sobrecarga del riñón o riesgo cardiovascular.

    Dieta de la hormona del embarazo o HCG

    Esta dieta restringe el consumo de calorías de manera brutal, llegando a 500 al día, con inyecciones de hormona gonadotropina coriónica humana, la misma que producimos durante el embarazo y que envía señales a nuestro hipotálamo para movilizar al feto las reservas de grasa de nuestro cuerpo. La Autoridad sanitaria de Estados Unidos ya ha prohibido esta dieta porque puede alterar el ritmo cardíaco, propiciar la formación de coágulos y cálculos biliares e incluso llegar a producir embolias.

    Dieta alcalina

    No todos los expertos están de acuerdo en la eficacia de la dieta alcalina para perder peso. De hecho no hay estudios concluyentes sobre la relación directa entre el pH y el peso. El menú de la dieta alcalina, en líneas generales, aumenta el consumo de frutas, verduras y frutos secos, y reduce la carne, productos lácteos y alimentos procesados. Aquí puedes ver una lista de los alimentos alcalinizantes.

    Dieta del sueño

    Es cierto que dormir ayuda a adelgazar, pero dormir bien, de manera regular y sin necesidad de forzar el sueño, por ejemplo tomando sedantes. Cierto es que al dormir no se come, pero al despertar seguramente tendrás más hambre. Tomar sedantes para dormir más de lo debido puede provocar pérdida de tono muscular. Para cuidar el peso hay que dormir bien y combatir el estrés.

    Dieta de los potitos

    La dieta del potito o dieta del bebé puede resultar, según expertos en endocrinología y nutrición, peligrosa. Se basa en tomar 14 potitos al día (a base de fruta, verdura y copos de avena), y aunque pueda pensarse que ayuda a adelgazar (al consumir menos calorías), también hay mayor riesgo del temido efecto rebote (ganar el peso recuperado al dejar la dieta). Los potitos son una comida equilibrada, pero para consumo infantil, no para adultos. Tiene menos calorías, menos grasa y menos proteínas, pero no es la manera más saludable de perder peso.

    Dieta del algodón

    Llamarlo dieta puede resultar excesivo, ya que más bien supone un serio riesgo para la salud, incluso una barbaridad para los expertos en nutrición. Consiste en empapar un algodón en zumo de naranja e ingerirlo. Riesgo seguro de problemas intestinales.

    Dieta de las 5 piezas

    Puede parecer atractiva la idea de una dieta en la que puedas elegir qué comer a lo largo del día, aunque eso sí, de manera limitada: 5 piezas del alimento elegido. Lógicamente, se corre el riesgo de no tener suficiente energía para realizar las actividades del día a día. Además, será difícil controlar el hambre si, por ejemplo, tomamos 5 galletas y nada más hasta la hora de la cena.

    Dieta de la luna

    Dieta de la luna o del ayuno, durante 26 horas exactamente. No cuenta con base científica, aunque promete la pérdida de varios kilos en tan solo un día. Para seguir esta dieta basta con estar atento al calendario lunar y, en el cambio de fase de la luna, iniciar el ayuno. Solo se admite, durante este tiempo, tomar mucho líquidos (zumos naturales sin azúcar, licuados, agua con decocción de verduras o caldos). Se pueden tomar infusiones, pero está prohibida la leche y tomar solo agua.

    Dieta de la tenia

    Aunque tan solo lo hayas imaginado, el tragar una tenia para perder peso, olvídalo. Cuando hayas perdido los kilos de más y ya no necesites el parásito, no será tan fácil deshacerte de él como piensas. Algunos huevos migrar a otras partes del cuerpo y, en los casos más graves, causar la muerte. Mucho cuidado con esta dieta.

    También te puede interesar: Dietas milagro: ¿Cómo reconocerlas? y descubre los mejores trucos para adelgazar sin pasar hambre.