Navidad 2016

Ejercicios para niños disléxicos

Ejercicios para niños disléxicos

Ejercicios para niños con dislexia. Unos sencillos ejercicios que los padres pueden realizar con los más pequeños como ayuda a superar sus dificultades de aprendizaje de la lectoescritura.

por en Dietas, Consejos Bebés, Dislexia
Última actualización:

    ejercicios dislexia

    La dislexia se caracteriza por la dificultad para asociar las letras a su significado y sonidos reales, lo que puede provocar retrasos en el aprendizaje de la lectoescritura. Las dificultades pueden ir más allá, al afectar a la comprensión y a la memoria. La dislexia se puede corregir, y como ayuda se pueden poner en práctica unos ejercicios para niños disléxicos, sencillos y entretenidos.


    La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje, el cual no tiene por qué entrañar ningún tipo de discapacidad intelectual o cognitiva. Los niños disléxicos tienen dificultades para leer y escribir correctamente y con fluidez. Dificultades en el aprendizaje que pueden retrasar a los más pequeños y hacerlos sentirse incómodos en el colegio. Con un diagnóstico precoz de la dislexia, y el apoyo de un especialista, la situación puede mejorar notablemente. Además, los padres también pueden hacer mucho por ayudar a los más pequeños. Así, por ejemplo, poniendo en práctica una serie de sencillos ejercicios, como los que aquí te mostramos.


    Consiste en elegir una palabra y hacer una lista, cambiando la inicial o las dos primeras letras, de nuevas palabras. Un ejercicio sencillo para el que no se requieren más herramientas que papel y lápiz.


    Para este ejercicio, necesitamos papel, lápiz y pinturas de colores. Se trata de que el pequeño localice una sílaba concreta entre un grupo de palabras y la coloree. Así, podemos escribir una lista de palabras que contengan la sílaba y otras que no. El niño deberá subrayar o rodear las palabras que la contengan.


    Se trata de un ejercicio para ayudar al niño a familiarizarse con los sonidos de las palabras. Solo hay que elegir y escribir tres palabras que tengan en común sílabas (consonantes y vocales), pero cuyo significado y composición sean diferentes. Elegimos una y la pronunciamos en voz alta, para que el niño subraye o identifique la correcta.



    Se trata de asociar una palabra con su significado y su representación. Para estimular esta habilidad, simplemente hay que combinar palabras e imágenes. El niño tiene que combinarlas de manera correcta. Un ejemplo práctico: en un papel, en una columna, escribimos una serie de palabras. En la otra columna, colocamos una serie de imágenes de manera aleatoria. El niño, con la ayuda de un lápiz, debe conectar las palabras con las imágenes.


    La motivación del niño es importante, por eso hay que animarle y mostrarnos pacientes con sus progresos. La dislexia puede hacer que el niño pierda autoestima, sobre todo si se ve que no progresa de la misma manera que sus compañeros. Pero hay que hacerle ver que solo se trata de un reto más en el aprendizaje y que, con un poco de ayuda, logrará todo lo que se proponga. Es importante, como consejo añadido, que a la hora de hacer las tareas escolares o de practicar ejercicios para la dislexia lo haga siempre a la misma hora. El mejor momento de día para memorizar es por la mañana. De igual manera, hay que habilitar una habitación para estudiar, sin nada que le desconcentre, es decir, lejos de la televisión y del ordenador. Procura que la habitación o espacio de los niños esté siempre bien ventilado y que la mesa no esté justo frente a la ventana. Es bueno que haya descansos.

    786

    ESCRITO POR PUBLICADO EN DietasConsejos BebésDislexia

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares