Entrenador personal: Qué esperar de la primera sesión

Si estás planteándote tu primera sesión con un entrenador personal es natural que estés algo nerviosa y no sepas muy bien qué esperar de esta nueva experiencia. Te ayudamos a resolver tus dudas.

por , il

    Entrenador personal: Qué esperar de la primera sesión

    Los expertos en entrenamiento recomiendan muchísimo tener al menos un par de sesiones con un entrenador personal antes de comenzar a acudir al gimnasio con regularidad y al menos una sesión semanal o quincenal una vez que ya cuentes con una rutina de entrenamiento. Pero es natural que si nunca has tenido una sesión con un entrenador personal, te asalten miles de dudas. Tal vez pienses que puede ser un poco incómodo hacer ejercicio mientras un extraño te mira, pero la verdad es que los profesionales son eso, personas totalmente capacitadas que te harán sentir bien en cualquier situación.

    Seguro que te acechan decenas de preguntas sobre la sesión, cómo acudir o incluso qué esperar de un entrenador personal. Si estás pensando en comenzar a hacer ejercicio y apuntarte al gimnasio, suelen ofrecer una sesión gratis con un entrenador o entrenadora personal. No es una mala idea empezar por ahí, no pierdes nada y seguro que te encantará.

    Para que te quedes un poco más tranquila ante esta nueva experiencia, te contamos qué esperar de la primera sesión con un entrenador personal, mediante diferentes preguntas que quizás te estás haciendo y su respuesta.

    ¿Realmente necesito una sesión con un entrenador personal?

    Créenos, es una muy buena opción para entrenar tu cuerpo de forma adecuada, ya que un entrenador personal podrá conocer tu elasticidad y fuerza, puede ayudarte a corregir tu postura en caso de que hagas mal tus ejercicios y evitar así lesiones en el futuro. Además, un entrenador personal conocerá tus limitaciones físicas y tus oportunidades de mejora, por lo que podrá ofrecerte rutinas personalizadas que te ayudarán a ejercitar tu cuerpo de forma mucho más eficaz. ¡Y lo mejor! Te ayudará a tener más motivación y concentración, por lo que son geniales si te cuesta llevar una rutina de entrenamiento.

    ¿Cómo supero la vergüenza?

    Para muchas mujeres y hombres puede provocar un poco de vergüenza acudir con un entrenador personal, por miedo a que te vea esa lonjita de más, su trasero, etc. En realidad, debes pensar que están acostumbrados a ver el cuerpo humano y que no se están centrando en las partes de tu cuerpo, sino en tu estructura corporal y cómo ejercitarla.

    ¿Qué necesito ponerme para acudir a una sesión con un entrenador personal?

    Lo ideal es que te sientas cómoda. Si es la primera vez que acudes al gimnasio, tal vez con unas pantaletas y un top deportivo no te sientas del todo a gusto, así que no optes por esto si no estás segura. Puedes ir fashion con una camiseta un poco holgada y unas mayas y seguro que te sientes mucho más cómoda. Lo importante es que te sientas cómoda y segura en tu sesión.

    ¿Cómo elijo el entrenador adecuado?

    No te sientas mal si en tu primera sesión con un entrenador simplemente no te gusta. Es importante que te sientas bien y cómoda con la persona que te entrene, así que si no te convence, cambia. Un entrenador tiene que ser capaz de crear un ambiente positivo que te aporte motivación, por lo que es importante que tu entrenador te ofrezca esto.

    Además, no elijas sólo en función del que te parece más en forma o más escultural, es decir, eso es importante, pero no es lo más importante. Es necesario que cuente con una calificación adecuada, así que pregúntale dónde se formó y en qué áreas de ejercicios está preparado.

    En las primeras etapas de las sesiones con un entrenador personal, lo ideal es que te estén observando constantemente, te haga diferentes cuestionarios y constantemente esté rellenando diferentes formularios que tienen que ver con tus progresos y otros aspectos. Si no ves que está haciendo esto, puede ser una bandera roja para decidir cambiar de entrenador.

    ¿Necesito llevar un certificado médico sobre mi salud?

    A no ser que tengas una enfermedad en concreto, no hace falta. Eso sí, lo normal es que tu entrenador te haga un cuestionario antes de comenzar sobre tus hábitos alimenticios, si tienes algún problema cardíaco, etc. Puede enviártelo por correo o pedirte que aparten media hora antes de comenzar para conocer un poco mejor tus espectativas, limitaciones, fortalezas, etc.

    ¿Debo plantearme cuáles son mis metas?

    Eso sería lo ideal, debes pensar en ello antes de acudir a tu primera sesión. Posiblemente tus primeras metas iniciales tengan que ver con el factor estético. Pues bien, debes saber que un buen entrenador personal te alejará de metas estéticas, haciéndote comprender que lo importante es que tonificar y fortalecer por tu salud y equilibrio físico.

    ¿Es excesivamente pesada la primera sesión?

    Depende de ti y de lo que el entrenador conozca de ti. Si nunca haces ejercicio, un buen entrenador no te forzará más de lo que puedes en la primera sesión e irá incrementando la dureza del entrenamiento poco a poco. También depende de tus limitaciones, si tienes algún dolor, si no eres flexible, etc. En la primera sesión tu entrenador evaluará tu movilidad, por lo que te hará varias pruebas, aunque lo normal es que no se exceda.

    Pero tampoco debes esperar un camino fácil o que las sesiones con un entrenador sean como pasear por la calle. Su obligación es entrenarte y tú debes tener un compromiso de hacerlo adecuadamente.

    Si algo es demasiado difícil, ¿puedo expresarlo?

    Claro que sí, de hecho lo ideal es que lo hagas. No tengas miedo de que tu entrenador te juzgue, nunca lo hará. Esa persona está ahí para ayudarte y motivarte. Si te juzga, no es la opción ideal.

    Y si sudo demasiado, ¿qué hago?

    Seguir sudando, para eso te estás entrenando. No olvides llevar tu toalla para limpiarte el sudor y continúa. Los entrenadores están acostumbrados así que no te preocupes. ¡Ya lo han visto todo!

    También te puede interesar: Qué llevar en la bolsa del gimnasio: Lista completa y 10 mitos sobre el gimnasio y el deporte