Entrenar con frío: Principales beneficios

¿Te da pereza salir a correr en los meses de invierno? Pues debes saber que según los expertos es muy beneficioso, porque entrenar con frío te ayuda a adelgazar y a fortalecer tu sistema inmunológico.

por , il

    Entrenar con frío: Principales beneficios

    Los días fríos de invierno pueden ser un factor de desmotivación para no salir a correr y hacer tu entrenamiento habitual. Sí, es cierto, las horas de sol son menores y el frío puede hacer que te apetezca más quedarte en casa viendo una peli con tu mantita preferida. Sin embargo, a lo mejor si conoces los beneficios de entrenar con frío, te armas de ganas de salir a hacer tu rutina de entrenamiento y olvidarte de la pereza.

    Beneficios de entrenar con frío

    Según los expertos, entrenar en invierno es la mejor época para hacerlo. Y es que la ciencia ha demostrado que existen varios beneficios de entrenar con frío, siempre y cuando sepas cómo prepararte para salir a correr o entrenar en invierno.

    Toma nota de los 5 beneficios de entrenar con frío para darte un extra de motivación y que el frío no te impida continuar con tu rutina de entrenamiento:

    1. Entrenar con frío ayuda a adelgazar

    El esfuerzo que hace tu cuerpo al entrenar en un clima con bajas temperaturas es mayor que cuando hace calor, por lo que gastarás más calorías mientras estás entrenando. El running es una buena opción para entrenar con frío y favorecer la quema de calorías, pero también puedes hacer otro tipo de rutinas, por ejemplo saltar la cuerda, rutinas caminar-correr o bicicleta.

    2. Refuerza tu sistema inmunológico al entrenar con frío

    Según estudios científicos, realizar ejercicio bajo condiciones atmosféricas frías genera un aumento de leucocitos y granulocitos en el cuerpo, los cuales son responsables del buen funcionamiento del sistema inmunológico.

    3. Entrenar con frío te mantiene hidratada

    Cuando entrenamos con frío el cuerpo pierde mucha menos agua que cuando lo hacemos con calor ya que transpiramos y sudamos menos. Por tanto, es más fácil mantenerse hidratada cuando hacemos ejercicio en condiciones de frío, por lo que evitaremos consecuencias de la deshidratación, como los dolores de cabeza. Esto no quiere decir que no debas beber agua mientras entrenas y después del entrenamiento, simplemente que te deshidratarás menos que cuando entrenas bajo circunstancias de calor. Para mantener una correcta hidratación de tu cuerpo, además de agua, puedes ayudarte con alimentos hidratantes.

    4. Entrenar con frío aumenta la vitamina D

    Una de las ventajas al salir a entrenar con frío en horas de luz es que la exposición al sol mejorará tus niveles de vitamina D. Los meses de invierno son propicios para la pérdida de vitamina D, ya que solemos pasar menos horas bajo el sol, lo que provoca que nuestro cuerpo genere de forma natural menos vitamina D que en los meses de verano. La vitamina D es necesaria para absorber algunos minerales de los alimentos que ingerimos, por lo que es indispensable para mantener una densidad ósea adecuada. También, previene algunos tipos de cáncer y la presión arterial alta, además de ser una vitamina muy buena para la salud femenina, ya que previene la aparición de melanomas en las mamas.

    5. Aumenta tu capacidad cardiaca en los entrenamientos con frío

    Si entrenas con frío sentirás que corres más y mejor, ya que tu capacidad cardiaca aumenta, lo que mejora tu rendimiento físico y fortalece el corazón.

    Así que ya sabes, deja tu pereza a un lado esos días de frío y sal a entrenar. Tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán.

    También te puede interesar: Correr con frío: Consejos para salir a correr en invierno y Zapatillas running: Colecciones invierno 2017 [FOTOS]