Navidad 2016

Etiquetas alimentos: ¿Cómo descifrarlas?

Etiquetas alimentos: ¿Cómo descifrarlas?

Etiquetas alimentos: ¿Cómo descifrarlas? Nos aportan una importante información nutricional para conocer mejor los alimentos y seguir una dieta más sana y equilibrada. Pero no son siempre son fáciles de descifrar, ¿en qué nos debemos fijar?

por en Dieta Equilibrada, Dietas, Necesidad Energética, Principios Nutritivos, Alimentación Equilibrada, Consejos Dietas
Última actualización:

    etiquetado alimentos

    Etiquetas alimentos: ¿Cómo descifrarlas? Son la receta de su elaboración y composición. Leer las etiquetas nos ayuda a conocer mejor los alimentos que incluimos en nuestra dieta, la cual es, en definitiva, una de las aliadas indiscutibles de nuestra salud. Información nutricional –calorías y nutrientes por cada ración del alimento- que no siempre es fácil de descifrar. Las etiquetas deben incluir el nombre del producto, la lista de ingredientes, la fecha de caducidad o consumo preferente, la cantidad neta (envasados) y, en el caso de las bebidas alcohólicas, los grados.


    Las etiquetas de los alimentos no solo nos informan de su composición, sino que algunos estudios incluso han apuntado a que nos ayudan a perder peso. La etiqueta de los alimentos es mucho más que la fecha de caducidad, ya que nos ayuda a cuidar nuestra dieta. Sin embargo, no siempre es fácil leer el etiquetado. ¿En qué debemos fijarnos?

    • Grasas: La información de la etiqueta, generalmente medida en gramos, corresponde a una ración. A partir de aquí, hay que fijarse en la grasas, tanto saturadas como grasas trans. En ambos casos, debemos moderar su consumo, ya que pueden aumentar los niveles de colesterol y de triglicéridos. Las primeras las encontramos sobre todo en productos animales (carnes y derivados, lácteos, mariscos y crustáceos). Las grasas saturadas no deben superar el 5% del total de grasas de la dieta. Por su parte, las grasas trans están sobre todo en los snacks, aperitivos salados, platos precocinados y bollería industrial. El consumo de estas grasas no debe superar el 1% del total de las calorías diarias. En algunas etiquetas estas grasas se denominan aceite vegetal hidrogenado.

    • Vitaminas y minerales: Las etiquetas suelen recoger las cantidades de vitamina A y C y de hierro y calcio.
    • Sodio: La concentración suele ser mayor en los productos derivados de origen animal.
    • Fibra: No solo favorece la digestión de los alimentos, sino que la fibra vegetal ayuda a la prevención de patologías como la diabetes o problemas cardiovasculares. Un alimento será rico en fibra si en la etiqueta figura que contienen 5 o más gramos de fibra por cada ración. Frutas, vegetales y granos integrales son ricos en fibra.
    • Colesterol: Los especialistas aconsejan no ingerir más de 300 miligramos de colesterol al día –menos si se padece alguna patología cardiovascular-, por lo que la mejor opción para la dieta será elegir alimentos derivados de productos de origen vegetal.
    • Carbohidratos y proteínas: Los alimentos que en sus etiquetas incluyen frutas, vegetales, lácteos, granos, harinas y arroz son ricos en carbohidratos. De igual manera, los productos que contengan huevos, carnes, cereales integrales, legumbres, verduras y frutas son ricos en proteínas.
    • Azúcares: Nos aportan calorías vacías. Suelen aparecer bajo la denominación de sacarosa, fructosa, lactosa, dextrosa, jarabe de glucosa.


    La cantidad de calorías, mejor medirlas en raciones y no en gramos. Hay que prestar atención a los azúcares, ya que un alimento con exceso de azúcares desequilibrará nuestra dieta y nuestro peso. Respecto a las grasas, hay que recordar que no todas son malas (saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas). Y, por último, la fibra, un alimento saciante que ayuda a mantener el peso.

    717

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasNecesidad EnergéticaPrincipios NutritivosAlimentación EquilibradaConsejos Dietas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares