Navidad 2016

Huevos: Los beneficios de comer la clara y la yema

Huevos: Los beneficios de comer la clara y la yema

Huevos: Los beneficios de comer la clara y la yema. No solo son un ingrediente esencial de la dieta, sino que detrás de su cáscara se esconden interesantes propiedades que lo convierten en un alimento altamente nutritivo y que además, gracias a su bajo aporte calórico, nos ayuda a mantener el peso ideal.

    huevos

    Huevos: Los beneficios de comer la clara y la yema. ¿Por qué separar? Los huevos forman parte de la pirámide alimentaria de una dieta sana, variada y equilibrada. Un alimento del que extraer interesantes beneficios, y sin renunciar ni a la yema ni a la clara, porque comer huevos enteros, tal y como avalan estudios recientes, puede ayudar a perder peso dentro de una dieta de adelgazamiento, al actuar sobre los perfiles de lipoproteínas para las personas con síndrome metabólico, es decir, cuando se es más vulnerable a padecer diabetes y trastorno cardiovascular.

    El huevo, además de ser altamente nutritivo, también es bajo en calorías, en torno a unas 140 por ración (dos huevos medianos o cien gramos). El perfil de los pacientes con síndrome metabólico es el de una persona de cintura grande, problemas de colesterol –en concreto, bajos niveles de colesterol bueno o HDL-, niveles altos de triglicéridos, problemas de hipertensión arterial y niveles altos de azúcar en sangre. Estudios recientes han avalado que consumir huevos enteros dentro de una dieta controlada de adelgazamiento ayuda a mejorar los síntomas del síndrome metabólico. En concreto, una dieta baja en calorías y en carbohidratos. El consumo de huevo tendría efectos positivos al mejorar los perfiles de lípidos, ayudando a reducir los niveles de triglicéridos en sangre y aumentando el colesterol bueno.

    Estamos ante un alimento básico en nuestra dieta, aunque su presencia en la cocina es tan habitual que a veces nos olvidamos de las propiedades que encierra.


    El huevo es un alimento muy nutritivo, fácil de preparar, de fácil digestión y de bajo aporte calórico.

    ¿Qué se esconde detrás de su cáscara? Nutrientes esenciales, como vitaminas (sobre todo de los grupos A, B, D, E y ácido fólico), proteínas (especialmente albúmina en la clara, una proteína de gran calidad biológica) y minerales (hierro, fósforo y selenio). Esto en la clara. A lo que hay que sumar que la yema es rica en proteínas, hierro, azufre, vitaminas, colesterol y lecitina (grasa). Además, el huevo es fuente de aminoácidos esenciales, aquellos que nuestro organismo no puede fabricar por sí mismo y por tanto debemos tomar de la dieta.

    El huevo, tal y como apuntan desde el Instituto de Estudios del Huevo, forma parte de una dieta saludable, aportando el 7% de la energía diaria recomendada en una persona adulta. La yema supone aproximadamente el 30% de su peso total, la clara el 60% y la cáscara el diez por ciento restante.

    La composición nutritiva de un huevo, tal y como señalan desde la Fundación del Corazón, no depende del color de su cáscara. El huevo es un alimento alternativo a la carne o al pescado, sobre todo en los casos de personas que necesiten una dieta alta en proteínas. La ingesta recomendada es de 3 a 5 huevos a la semana, salvo en los casos de niveles altos de colesterol, en los que se debe reducir la cantidad a 2-3 huevos enteros a la semana (2 ó 3 yemas / 4 ó 5 claras).

    675

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasPerder PesoPeso IdealPrincipios NutritivosAlimentación EquilibradaBeneficios alimentosConsejos DietasPeso

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares