Navidad 2016

Jamón york: Recorta calorías y colesterol y gana en salud

Jamón york: Recorta calorías y colesterol y gana en salud

Jamón york: Recorta calorías y colesterol y gana en salud. Su bajo poder calórico le avala como un buen aliado tanto para incluirlo en una dieta de adelgazamiento como de mantenimiento de nuestro peso, al tiempo que nos reporta otros beneficios, como el bajo aporte en colesterol o el ser un alimento rico en nutrientes como vitaminas del grupo B y un mineral tan esencial como el magnesio.

    jamon york

    Jamón York: Recorta calorías y colesterol y gana en salud. Forma parte de los embutidos cocidos, y no solo se ha ganado ser un buen aliado de la dieta si queremos perder algún kilo de más, sino que unas lonchas de jamón york también son saludables. Entre otros beneficios, el jamón york es bajo en colesterol, es rico en vitaminas del grupo B y en minerales como el magnesio, el cual entre otros efectos ayuda a combatir el cansancio y a mantener alejado el estrés. Esto son algunos de los motivos que avalan que no renunciemos a incluir el jamón york en nuestra dieta sana y variada.


    Dieta sana y equilibrada que es sinónimo de salud. Entre los alimentos con los que llenar la cesta de la compra y planificar los menús no hay motivo para renunciar a uno de los embutidos cocidos que, a diferencia de otros, es mucho más saludable. De entrada, el jamón york tiene menos calorías –si lo comparamos con el jamón curado tiene la mitad de calorías-, lo que le convierte en un buen aliado tanto si estamos siguiendo una dieta de adelgazamiento como de mantenimiento de nuestro peso. Cien gramos de jamón york aportan poco más de un centenar de calorías, tres veces menos que otro embutido como el chorizo. Al contener mayores cantidades de proteínas se convierte en un alimento saciante, por lo que con una ración más pequeña y moderada nos sentiremos más llenos. El jamón york también tiene mucho menos sodio –exceso de mineral que puede provocar hipertensión o retención de líquidos-.

    Bajo en calorías y en colesterol.

    El reducido aporte calórico no está reñido con otras propiedades saludables. Así, el jamón york aporta una cantidad muy pequeña de colesterol. Si tenemos problemas con el colesterol –niveles desequilibrados en el colesterol total o la suma del colesterol malo y el bueno-, el jamón york es un alimento que podemos incluir en nuestra dieta y, para reducir aún más la absorción del colesterol, lo más aconsejable es combinarlo con alimentos ricos en fibra y potasio, como el tomate, el pepino o la pechuga.

    El jamón york nos permite restar calorías, ganar en salud y no desequilibrar el presupuesto. Es otro de los argumentos a favor de este alimento, ya que se puede adquirir a un precio más asequible que otros embutidos.


    Además de los beneficios que se le atribuyen al jamón york y que hemos visto hasta ahora, hay que señalar que es un alimento rico en vitaminas del grupo B, las cuales ayudan a relajar el sistema nervioso y a prevenir los altibajos por falta de energía. Además de este nutriente, el jamón york –el jamón cocido procede de la parte más magra de la pata trasera del cerdo- es rico en un mineral como el magnesio, el cual, entre otros, ayuda a prevenir los calambres, mantiene alejado el estrés y combate el cansancio muscular. Para favorecer este efecto es aconsejable combinar el jamón york con pan integral enriquecido con semillas.

    697

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AnticolesterolCaloríasDieta EquilibradaDietasPerder PesoAdelgazar comiendoalimentación sanaBeneficios alimentosConsejos Dietas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares