Navidad 2016

La dieta disociada bien explicada: ¿funciona?

La dieta disociada bien explicada: ¿funciona?

La dieta disociada bien explicada: ¿funciona? Una dieta que no se basa tanto en la cantidad sino en la combinación de los alimentos que ingerimos a lo largo del día. Una dieta rápida par perder los kilos de más.

por en Adelgazante, Dietas, Dietas Rápidas, Disociada, Perder Peso, Consejos Dietas, Kilos de más, Peso
Última actualización:

    dieta disociada

    ¿Funciona la dieta disociada? Es la pregunta a la que vamos a tratar de dar respuesta, repasando las principales características, es decir, la dieta disociada bien explicada. Estamos ante una dieta que no se basa tanto en la cantidad, como en la distribución y combinación de los alimentos a lo largo del día.

    Junto a la dieta Dukan o la dieta Montignac, la dieta disociada es una de las más conocidas y seguidas a la hora de perder peso. Aunque es una dieta que exige constancia y, sobre todo, conocer bien los alimentos que comemos a lo largo del día, tiene la ventaja de que permite comer prácticamente de todo y adelgazar de manera rápida. La dieta disociada se basa en no mezclar, en una misma comida, grasas, proteínas o azúcares, ya que nuestro sistema digestivo los asimilaría mejor si se toman por separado. Para ello, la dieta divide los alimentos en 15 grupos, los cuales deben ser combinados siguiendo la tabla de compatibilidades especialmente diseñada para la dieta disociada.


    Así, según la dieta disociada estos son los grupos de alimentos: frutas ácidas (naranjas, limones, pomelo…), frutas semiácidas (cereza, higo, melocotón, manzana, pera, kiwi, sandía), frutas dulces (uvas pasas, ciruelas, higo seco, orejones), frutos oleaginosos (almendra, aceite, coco, nueces, pistachos, aguacate…), cereales (arroz, harinas, pastas, pan), legumbres y germinados (garbanzos, lentejas, guisantes, soja, cacahuete…), hortalizas (calabaza, calabacín, alcachofa, berenjena, pepino, rábano, pimiento, zanahoria…), feculosas (castañas, patatas, plátano, boniato), verduras y algas (acelgas, brécol, espinacas, lechuga, champiñones, apio, coliflor…), ajos y cebollas, huevos, leche, mantequilla, quesos, carnes y pescados (incluidos maricos, embutidos y conservas).


    La dieta disociada se basa en 12 reglas que, aplicadas en nuestro día a día, nos ayudarán a perder peso de manera más eficaz. Como en todo régimen de adelgazamiento, es importante nuestra voluntad y nuestra firme decisión de conseguir el objetivo marcado. Ésta es una dieta pensada sobre todo para perder esos kilos de más que casi sin darnos cuenta hemos ganado, recuperando nuestro peso ideal. El primer paso, determinar cuántos kilos queremos perder.
    Vamos a ver cuáles son las 12 reglas básicas de la dieta disociada. Tomamos nota:

    1. No ingerir hidratos de carbono ni proteínas de carne a partir de las 7 de la tarde.
    2. Dejar hacer bien la digestión, con un mínimo de tres horas entre comidas.
    3. Después de la comida evitar tomar lácteos, optando mejor por las infusiones, una taza de café o un yogur desnatado o bio (éste último es un alimento compatible con todo).
    4. Evitar ingerir bebidas gaseosas o zumos durante las comidas y la digestión. Es mejor optar por agua, o una copita de vino.
    5. Si se comen alimentos fritos, prepararlos en aceite muy caliente y, antes de servir, escurrir bien en servilletas de papel.
    6. Los helados, tomarlos solo de una clase, sin mezclas de sabores y sin galletas.

    7. Cuando preparamos un caldo o un plato con distintos alimentos hay que evitar tomar los incompatibles. Por ejemplo, si hay paella en el menú, podemos tomar el arroz y las verduras, evitando la carne.
    8. Para preparar los caldos de las comidas utiliza sémola de verduras, compatible con todos los alimentos.
    9. Las especies, tomadas con moderación, también son compatibles con todo.
    10. Iniciar el día con un vaso de zumo de limón, endulzado con miel.
    11. Las bebidas alcohólicas engordan.
    12. La cena que menos engorda, pescado o marisco.

    Dentro de las dietas disociadas encontramos diferentes métodos, como la precursora de este régimen, la dieta Shelton.

    La combinación de alimentos es la clave de una dieta que no es en absoluto nueva, ya que fue creada en la década de los 50, convirtiéndose en una de las dietas disociadas más conocidas. Se basa en tres premisas fundamentales:

    1. La fruta no debe tomarse al final de las comidas, sino por separado, con el estómago vacío.
    2. Las proteínas (carne, pescado) no deben mezclarse con los glúcidos (pan, pasta, arroz) para evitar problemas digestivos. Lo mejor es combinarlas con las verduras.
    3. Evitar el azúcar y los alimentos lácteos.

    Una variante de la dieta disociada diseñada por por Albert Antoine en el año 1968 y que se basa en tomar un tipo de alimento casa día. Así,

    • Lunes: pescado
    • Martes: verdura
    • Miércoles: productos lácteos
    • Jueves: fruta
    • Viernes: huevos
    • Sábado: carne
    • Domingo: jornada mixta

    La más conocida actualmente ha sido diseñada por el francés Michel Montignac en el año 1980, aunque posteriormente se incluyó una variación, la de tener en cuenta el índice glucémico, con la idea de hacerla más flexibles. Así, por ejemplo, esta dieta evita los alimentos con un índice glucémico muy alto, como el pan blanco, pasta o dulces, así como los alimentos azucarados, alimentos grasos, café o bebidas alcohólicas.

    También te puede interesar: Dieta disociada: Las recetas de pasta más sabrosas y descubre los menús semanales de la dieta disociada para planificarte.

    1174

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AdelgazanteDietasDietas RápidasDisociadaPerder PesoConsejos DietasKilos de másPeso

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares