Leche dorada para adelgazar: Beneficios y cómo prepararla

Descubre los beneficios de tomar un vaso de leche dorada cada día

por , il

    Leche dorada para adelgazar: Beneficios y cómo prepararla

    La leche dorada, también conocida como leche de oro o golden milk, es una bebida cuyo principal ingrediente, y el que le aporta este característico color dorado, es la cúrcuma. La leche dorada, una de las bebidas más utilizadas en la medicina ayurvédica, es una fuente de múltiples beneficios para la salud. A la cúrcuma, o azafrán de la India, se le atribuyen propiedades antioxidantes, antisépticas, antiinflamatorias, desintoxicantes y depurativas, siendo la leche dorada una bebida perfecta para incluir en la dieta de adelgazamiento. Cuidar tu cuerpo por dentro y por fuera, y ganar la batalla a la báscula, es posible tomando un vaso de leche dorada en ayunas durante al menos 30 días. También se puede tomar antes de dormir, ayudando a conciliar el sueño y a tener un descanso relajante.

    Beneficios

    Desde activar el metabolismo a reforzar las defensas. De hecho, la leche dorada está considerada una de las bebidas más saludables ya que aporta numerosos argumentos para ser incluida en una dieta sana y equilibrada, si bien es cierto que su sabor puede resultar ligeramente picante. ¿Qué beneficios reporta tomar un vaso de leche dorada?

    • Ayuda a fortalecer el sistema inmune (las defensas bajas nos hacen más vulnerables a padecer determinadas enfermedades).
    • Ayuda a mantener equilibrados los niveles de colesterol.
    • Regula los niveles de triglicéridos.
    • Favorece la digestión.
    • Regula el metabolismo y favorece la pérdida de peso.
    • Tiene un efecto desintoxicante y depurativo del hígado.
    • Ayuda a regular la tensión arterial alta.
    • Fortalece la memoria.
    • Calma la tos y alivia los síntomas catarrales.

    Cómo prepararla

    La leche dorada la podemos preparar en casa siguiendo una sencilla receta. En primer lugar hay que preparar la pasta de cúrcuma. Para ello, añadimos en agua hirviendo media taza de cúrcuma en polvo y media cucharadita de pimienta negra. Mezclar bien hasta conseguir una pasta fina. Una vez lista, la reservamos. En una taza de leche vegetal (soja, leche de arroz…) añadimos una cucharada de la pasta y la dejamos hervir durante un par de minutos. Transcurrido este tiempo, retiramos del fuego y dejamos reposar unos minutos antes de beber. Para endulzar un poco su sabor podemos añadir un chorrito de miel.

    También te puede interesar: Cocina ligera para adelgazar: recetas con menos de 300 calorías y descubre la dieta morada: la nueva tendencia para adelgazar.